01 de junio de 2017
01.06.2017

El odio contra la concertada

01.06.2017 | 04:15

Soy madre de dos alumnas de 4 ESO en La Purísima de Alzira, y por tanto afectadas por la supresión del concierto. Ahora tienen que salir de su casa, sí, su casa porque han crecido allí, están desde los 3 años en el colegio. Con profesores que enseñan educación, respeto, esfuerzo, valor, amor a los compañeros , a la familia, a Dios... Quiero que mis hijas tengan la suerte de tener una segunda familia. Porque señor Marzá, para quienes defendemos esta clase de educación, sentimos que en el colegio formamos una familia. Pero claro, igual usted no la ha tenido y por eso no sabe lo que es.

Le cuento todo esto en la seguridad de que a usted le da igual; es más, creo que siente odio a todo lo que acabo de describir y lo rechaza; vive con el rencor y el despecho. No está a la altura para tomar decisiones tan importantes como es el futuro de nuestros hijos. Habla de libertad e igualdad pero no las veo por ningún lado. Al contrario, nos han cortado la libertad y ahora solo la habrá para los que tengan más poder adquisitivo, que podrán elegir dónde llevar a sus hijos. ¿Dónde está la libertad de los que no pueden pagarse un privado?

Yo pago mis impuestos y van a parar a colegios públicos a los que mis hijas no van. ¿Por qué con mis impuestos no se pueden pagar los concertados? Laura Pons Font. Alzira.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook