14 de junio de 2017
14.06.2017

La novela psicológica

14.06.2017 | 04:15

Blasco Ibáñez cambia de forma de escribir y dentro de la novela psicológica lo manifiesta en las novelas La maja desnuda (7.5.1906), Sangre y Arena (28.4.1908) y Los muertos mandan (3.2.1909), esta última la estoy volviendo a leer actualmente, que no tuvieron el mismo éxito del público,que todo lo escrito anteriormente.De las tres citadas y en relación directa con las vicisitudes y vivencias de Blasco Ibáñez, ya que abandona a su mujer,a sus hijos,también abandona su acta de diputado,o sea su vida política,y también olvidando su vida anterior en Valencia,es cuando escribe y realza de forma novelesca Sangre y Arena,y conociendo por otra parte, que enamora a la dama chilena Elena Ortuzar. Conociendo de principio que a Blasco Ibáñez nunca les gustaron las corridas de toros, pues era un sinónimo de diferencia que no le gustaba con el resto de Europa y otra manera de ver a España,plasma en Sangre y Arena el valor del torero humilde, ue triunfa jugándose la vida en el ruedo,y los amores de este torero fuera de su matrimonio cdespués el miedo al toro, el abandono de los que creyó sus amigos y admiradores y hasta la mujer que tanto le ensalzaba acabó abandonándole, (vivencias reales de Blasco Ibáñez),volviendo con su esposa.Más tarde el público volverá a ensalzarle, pero cogiéndole el toro. Después de las citadas novelas Blasco Ibáñez empezará un periplo de conferencias por España y Portugal, fundará en Argentina, arruinándose, las ciudades de Cervantes y Nueva Valenciarecibirá un apoteósico recibimiento en Buenos Aires. Irá a París y también invitado,dará conferencias,Los años han pasado y el 21-7-1914 estalla la primera Gran Guerra Mundial. Francisco Javier Sotés. València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook