12 de octubre de 2017
12.10.2017

El peligro de vivir en la Calderona

12.10.2017 | 04:15

La urbanización Monteamor está situada al Norte de Náquera, lindando con Serra, en las primeras estribaciones del Parque Natural de la Sierra Calderona. Está rodeada de bosque mediterráneo con cortafuegos impracticables y parcelas abandonadas. También linda con el Espai Arboretum, parque municipal en estado de total abandono.

La situación de Monteamor, ya desalojada en dos ocasiones por incendios próximos, supone el riesgo propio por contar con una única entrada y salida, pero también un peligro, pues si llegase a arder transmitiría el fuego en función de la orientación del viento.

La solución a ambos problemas más bien depende de las distintas administraciones, local, provincial y autonómica. Aunque desde aquí reclamamos que todos los propietarios involucrados participen y hagan oír su voz . Por ello nos anticipamos indicando a la opinión pública los procedimientos adecuados iguales para todos: así, la Ley forestal de la Comunidad Valenciana 3/1993 de 9 diciembre, Art.55, «impone a los propietarios de los terrenos forestales y a las entidades locales la obligación de adoptar medidas de prevención». Los Planes de ámbito local frente al riesgo de incendios, deberían incluir "la puesta en marcha de medidas de autoprotección de los núcleos urbanos y edificaciones", según contempla la última revisión (junio de 2016) del Plan Especial de Incendios Forestales.
En cumplimiento de esta legislación los vecinos de urbanizaciones reivindicamos:

1.- Que dado que el Ayuntamiento de Náquera está situado en zona de alto riesgo, tiene la obligación de redactar y aprobar Planes Locales de Prevención de Incendios.

2.- Que los propietarios de parcelas urbanizadas o forestales próximas que no cumplan las citadas normas de limpieza sean obligados por ejecución subsidiaria a costa del obligado.

3.- Respecto a Monteamor, que el Ayuntamiento de Náquera incluya en su Plan General de Ordenación Urbana, la ejecución de una segunda salida por carretera hacia el sur, para evitar pérdidas irreparables. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook