18 de mayo de 2018
18.05.2018

Nuestra Selectividad

18.05.2018 | 04:15

Es mayo, y ya no queda nada para las PAU 2018, creando un ambiente estresante en las aulas de segundo de bachillerato. Ahora mismo nos encontramos con la cruda realidad de estas duras pruebas, en la que se nos evalúa por nuestra capacidad de memorizar y nuestra velocidad de escritura. Somos simples números condenados y esclavizados a otros números. Porque así somos evaluados en esta sociedad. No somos personas, somos un 10, un 5 o un 2, determinando nuestra utilidad. ¿Por qué? Es la pregunta de los alumnos frustrados con los resultados de las PAU, que no tienen ese número que le permitirá cumplir sus sueños estudiando lo que de verdad aman y limitando sus habilidades. Tal vez nos están indicando que estudiar significa sufrir. Julia Miravet Herranz. València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook