Los alumnos del Errando piden a los Reyes el arreglo del colegio

Los niños del centro de Almassora redactan cartas a Sus Majestades con la lista de desperfectos del inmueble

 

SARA FRUCTUOSO ALMASSORA
Los niños del colegio Errando Vilar, los que han sido buenos, prueban sus nuevos mecanos, videojuegos y muñecas mientras Sus Majestades de Oriente regresan a casa. No vuelven de vacío. En sus alforjas guardan la carta que estos jóvenes estudiantes les hicieron llegar esta semana y en la que pedían casi un milagro: las mejoras para su colegio. Mucho tendrán que esforzarse este año Melchor, Gaspar y Baltasar para hacer cumplir el sueño de los alumnos de Almassora, que confían en su poder para hacer realidad lo que otros consideran imposible.
Los pequeños esperan que la magia de Sus Altezas solucione en breve los problemas enquistados en la burocracia. Pero mientras llega el milagro divino, los niños de primero necesitan para este curso un impermeable amarillo "a conjunto del cole, para que cuando llueva las goteras del techo no nos molesten". Puestos a pedir, "¿se puede soterrar el riego por goteo?", añaden en su carta de deseos, después de tropezar más de una vez con las gomas que conducen el abastecimiento de agua del jardín.
Impávidos se debieron quedar Melchor, Gaspar y Baltasar al conocer que los niños de tres años comparten el patio con los excrementos de los animales callejeros que se cuelan por las rejas. Mientras buscan solución a los problemas de insalubridad estudian cómo acabar con las grietas que han aparecido en varios puntos del recién estrenado edificio. "Os pedimos que las paredes del colegio no caigan"" les recuerdan los pequeños del Errando Vilar que, a falta de soluciones, urgen "un casco para la cabeza" tras los desprendimientos de dos tramos del techo.
Sus súplicas no acaban ahí: "traed también un bote grande de silicona para que no entre agua por la claraboya". Las filtraciones e inundaciones del patio se han convertido en un problema peor que los de matemáticas para los niños. De ahí que "estaría súper bien que los días que llueve y hace frío pudiéramos almorzar en un espacio cubierto". Por si les queda alguna duda, los pequeños aseguran a los Reyes Magos que son buenos y "no hacemos sufrir a los padres ni a los maestros", excepto en alguna ocasión esporádica, por lo que no hay motivo para recibir carbón en lugar de soluciones.
Los más creativos a la hora de redactar la carta son los de quinto de Primaria, que se autodefinen como "originales", pero no por ello gustan de "ducharse" cuando van a beber después de almorzar. "¿Hay fuentes más bajas, Majestades?", preguntan. Parece que quien compró en su día el mobiliario de la zona de recreo olvidó leer la recomendación con la edad del usuario, en este caso chavales grandes que no alcanzan el metro y medio.

  HEMEROTECA

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad