28 de diciembre de 2015
28.12.2015

vencer sin convencer

27.12.2015 | 23:43
vencer sin convencer

Uno se puede preguntar cuál es el interés de una junta general de accionistas cuando el consejo tiene la mayoría asegurada. Ya que la aprobación del orden del día no peligra, se podría esperar que quien lidera el club aproveche la ocasión para vender las bondades de su proyecto promoviendo una asamblea abierta, accesible y transparente. Un ejercicio de paciencia y comprensión con el frustrado aficionado que tras cinco años en Tercera sigue pasando por taquillas sin ningún reconocimiento a su fidelidad. Un reto de habilidad para reconducir ese activo dormido que significa que todavía haya personas que renuncian a un día de trabajo (o de vacaciones) para asistir a una asamblea donde saben que el rodillo les pasará por encima. Un recurso para fabricar puentes de unión con una foto de familia albinegra aprovechando que un puro trámite administrativo reúne a toda la prensa deportiva.

Pero quien preside el consejo de administración renunció, una vez más, a todo ello. Exposición rutinaria y con cierta desgana, con un cutre despliegue de medios técnicos tales como contar votos con la calculadora del móvil. Algunos pudimos preguntar, pero nunca hubo voluntad de escuchar. Gestos fríos y muecas de hastío en el mejor de los casos. En el peor desprecios, reproches y acusaciones explícitas de torpedear la acción del consejo o hasta de incitar a la violencia (sic). También hay que añadir que otros ni siquiera tuvieron ocasión de preguntar. El presidente no tenía suficiente con el 98 % de las acciones presentes sino que necesitaba atropellar derechos legales de voz y voto aludiendo a insultos en redes sociales. Partiendo de que las descalificaciones nunca están justificadas es sangrante la amnesia presidencial respecto de su propio discurso que de tacaños, miserables, delincuentes, violentos y prevaricadores ha hecho su jerga habitual, y más preocupante que sustituya la justicia ordinaria por su propio criterio, degradando una junta de accionistas al nivel de un cortijo.

Dialéctica confusa la de Cruz, esforzado por demostrar la irrelevancia (accionarial y representativa) de los aficionados que considera causantes de los mayores desgracias del club. Todo tan surrealista como querer gestionar cuatro millones de deudas sin inversores ni ampliaciones de capital. Como esconder en una inexplicable maraña el dinero recibido de Aerocas. Como cuestionar el compromiso de los aficionados que tienen que aportar el 70 % del presupuesto y como fiar una tercera parte de los ingresos a un play-off que sólo se ha alcanzado en una jornada de las veinte primeras. Estamos ante visionarios con soluciones revolucionarias o ante los estertores de un proyecto sin rumbo lastrado por la falta de dinero, de talante y de talento. El tiempo dirá.

Significativo, por último, que los compañeros de consejo de Cruz fueran mucho más educados y receptivos que él. Tanto que uno se pregunta qué hacen ahí. Con gesto tenso y perplejo parecían atrapados en semejante sinrazón casi pidiendo que acabara de una vez ese mal rato. La amistad y la fidelidad son valores admirables, pero convertirse en cómplice de un proyecto suicida es tan innecesario como inútil. Porque al final Cruz se irá y será sólo un mal recuerdo, como tantos otros. Pero los que se quedarán aquí deberían pensar en el día después del hundimiento. Que pregunten a los otrora amigos de Blasco, Osuna y Jiménez. La conclusión de la junta nos devuelve a épocas anteriores, donde el rodillo se pasaba inmisericorde pero al menos con cierta educación de la que Cruz carece. «Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir os falta la razón» decía Unamuno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine