16 de febrero de 2016
16.02.2016

Sí se puede

15.02.2016 | 23:43

Vuelve esta semana la competición continental para el Villarreal y para sus aficionados y lo hace con una mochila repleta de ilusión. No solo por el hecho de jugar unos dieciseisavos de final de Europa League por segunda temporada consecutiva, o por hacerlo nada más y nada menos que ante el Nápoles, sino por el hecho de afrontar tal eliminatoria con la seguridad de que este equipo está capacitado para jugarle de tú a tú al hasta este pasado fin de semana líder del Calcio y uno de los grandes favoritos a alzar el cetro continental.

He de reconocer que cuando salió la bola del equipo napolitano en el sorteo de Nyon, se me cayó el alma a los pies. De todos los posibles rivales, el italiano era el menos recomendable a la vista de su gran rendimiento. Líder en su momento de la Serie A con solo dos derrotas, con pleno de victorias en la Europa League y clasificado para cuartos de la Coppa, con un intratable Higuaín que él solo ha marcado los mismos goles que los tres máximos realizadores del Villarreal (Bakambu, Soldado y Bruno), y con la vuelta en San Paolo, lo dicen todo.

Sin embargo esa primera inseguridad o duda, se ha transformado en las últimas semanas en confianza y esperanza. Y todo ello gracias al trabajo de un equipo, que acumula once jornadas sin perder en Liga y once partidos con la portería a cero en todo el campeonato nacional. Cifras sólo superadas en algunos momentos por Barça, Atlético y Real Madrid, todo ellos equipos Champions. En este sentido Marcelino ha logrado a través de la defensa un Villarreal inflexible y sólido. Un submarino que transmite seguridad total en una retaguardia en la que Areola, Mario Gaspar, Jaume Costa, Musacchio y Víctor Ruiz, imponen su ley ante el más fuerte, ayudados siempre por Trigueros, Bruno, Denis y Jonathan. Dos líneas de cuatro que trabajan, pelean, destruyen y construyen desde atrás cada día un mejor Villarreal.

Sin embargo hay que ser conscientes de que a este equipo le falta algo más, y no precisamente en defensa. Falta pegada y sobra ego. Me refiero a Roberto Soldado. Por trabajo no será. El valenciano es todo entrega, sacrificio y pelea los 90 minutos, más allá de que meta o no gol, algo que le está costando sobremanera esta temporada (7 en 30 partidos). En el campo lo da todo, sin embargo fuera de él, se olvida de lo demás. El pasado sábado no quiso atender a ninguna de las radios nacionales y por consiguiente al más de un millón de oyentes que tiene, por ejemplo, El Larguero. Una entrevista a la vez para todos los medios y con eso basta. Por qué, no lo sé.

Hasta al mismo departamento de comunicación del club le sorprendió su actitud, más tras ser el elegido para atender a los medios. Será que no se le ha tratado bien al valenciano. No puede tener queja alguna. Él sabrá por qué. Yo desde luego ni comparto ni comprendo que no quiera atender a los medios, más cuando gracias a ellos y los aficionados, el fútbol es lo que es, y los jugadores cobran lo que cobran.

Más allá de esto, a lo que creo no se debe dar más importancia, le deseo a Roberto lo mejor. Que siga trabajando y esforzándose como lo está haciendo hasta ahora. Los goles llegarán, sin duda, y con ellos los mayores éxitos para el Villarreal, éxitos personales y colectivos que seguiremos narrando y contando a nivel nacional, para ojalá luego, poder compartir con nuestros oyentes o lectores las impresiones de sus principales protagonistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine