14 de marzo de 2016
14.03.2016

La Champions se complica en Sevilla

14.03.2016 | 17:41
La Champions se complica en Sevilla

El Sevilla se erigió vencedor en la batalla del Sánchez Pizjuán. El Villarreal, que podría haber sentenciado ayer su guerra por la Champions, plantó cara pero fue incapaz de igualar la intensidad y la fe de los de Unai Emery que mordieron más para lograr el triunfo. Cuatro goles en contra son una carga muy pesada para un submarino al que sólo el acierto de Bakambu mantuvo vivo.

Ahora cinco puntos separan a ambos equipos. Todavía demasiadas dudas matemáticas a falta de nueve jornadas para poner un sello de lujo a una campaña envidiable del Villarreal que ha visto cómo se ha emborronado en dos jornadas.

Pero, hablando de la batalla del Pizjuán, Sevilla y Villarreal regalaron uno de los combates más bonitos que se han visto sobre los terrenos de juego de la Liga BBVA esta temporada. En la primera mitad, hispalenses y castellonenses regalaron un duelo táctico de altura, en el que los de Unai Emery pusieron al submarino contra las cuerdas durante mucho tramos, pero del que los de Marcelino García salieron victoriosos.

El técnico del Villarreal, consciente de que iba a la guerra, apostó por reforzar el físico de su equipo. Bailly ocupó el lateral izquierdo y Rukavina, que empezó como interior, reforzó la banda derecha. Marcelino era consciente del peligro de Konoplyanka que, a pesar de la doble cobertura en su carril, encontró una autopista para castigar vez al Villarreal.

Ahí, en esa banda derecha del submarino, estuvo una de las claves del partido. Por ese lateral, con un Mario desarbolado, el Sevilla encontró la vía perfecta para generar peligro una y otra vez. Los centros de Kono y Trémoulinas dejaron al borde del gol a Gameiro en varias ocasiones. Así fue hasta que llegó el tanto. De nuevo la banda izquierda fue el rival más débil en una contra que puso en marcha el extremo ucraniano. Superado Mario, Gameiro galopó hasta el área. Víctor Ruiz optó por no hacer falta y, ya en el área, el francés cedió a Iborra para que anotara el 1-0.

Pero entonces, con el Villarreal superado, apareció la otra clave del partido: Cédric Bakambu. La bestia despertó para aprovechar las dos únicas ocasiones del Villarreal. El cabreo de Emery era evidente cuando vio como Rukavina, tras superar a Trémoulinas, centraba al corazón del área. La dejó pasar Adrián y allí apareció el congoleño, sin ninguna oposición, para ajusticiar a Sergio Rico.

El Sevilla, rabioso, buscó el segundo tanto, pero se encontró con la remontada amarilla. En un gesto de calidad, Adrián López levantó la pelota por encima de toda la defensa andaluza. Su asistencia la aprovechó Bakambu que, según le caía, reventó la pelota para superar a Rico otra vez. En dinámicas opuestas, con un Sevilla grogui y un Villarreal eufórico, el partido se marchaba a una segunda mitad en la que el Sevilla saldría con el cuchillo en los dientes.

Kono marca diferencias

Marcelino quiso reforzar una defensa demasiado endeble en la segunda mitad. Quitó a Bailly, reubicó a Rukavina en el lateral izquierdo y Castillejo entró para ejercer de interior diestro. Pero un Sevilla hambriento y un Konoplyanka desencadenado se empeñaron en desarmar a un Villarreal superado. Pronto, en el 5 de la reanudación, el ucraniano le dio el pase de la muerte a Gameiro. En su intento de despejar, Víctor Ruiz batió a Areola.

Como un boxeador encendido, el Sevilla seguía golpeando una y otra vez en el hígado de los amarillos. Mario se veía superado por Kono hasta el hartazgo y, en una de ésas, el ex del Dnipro se inventó un disparo tremendo desde 35 metros para poner por delante a los suyos. Era el minuto 65 y el Villarreal, el de la defensa perfecta, ya había recibido tres tantos.

Consiguió el submarino algo de aire con la salida de Baptistao y, sobre todo, con la expulsión de Banega por doble amarilla. El brasileño pudo igualar con un cabezazo a bocajarro que salvó Rico, pero la más clara la tuvo Bakambu. Tras superar al guardameta sevillista, su disparo se encontró con la pierna providencial de Rami. Y en ésas, tras un balón al larguero de Mario, Reyes sentenciaba al concluir una contra guiada por la fe de Gameiro. El Villarreal cayó con honores en la batalla, pero dejó ciertas dudas. Cuatro goles en contra y dos derrotas consecutivas obligan a postergar un poco más el sueño de la Champions League.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine