14 de marzo de 2016
14.03.2016

Portería a cero: del nieto para el abuelo

El lunes falleció su abuelo, el legendario Antonio Pérez. Ayer, David hizo en el derbi vallero lo que en la familia es norma, porque, igual que su padre, José Manuel, todos son porteros. El 0-0 sonó a homenaje al difunto

14.03.2016 | 00:12
Portería a cero: del nieto para el abuelo

Qué mejor homenaje para un portero legendario que un partido sin goles. Ese fue el regalo del nieto para el abuelo. El derbi vallero estuvo ayer cargado de varias dosis adicionales de emoción, especialmente en las filas del Club La Vall, cuyos colores defiende bajo los palos David Pérez, nieto del histórico jugador de fútbol, Antonio Pérez, mito del Castellón, el Atlético de Madrid y el Valencia, fallecido la semana pasada. Precisamente en su honor, los jugadores de su equipo lucieron brazaletes negros y antes de iniciarse el encuentro se guardó un emotivo minuto de silencio.

El mejor colofón para los familiares del reconocido portero habría sido «poder dedicarle un triunfo» aseguró su nieto, pero no fue posible dado que el marcador se mantuvo a 0 a pesar de que ambos equipos tuvieron varias ocasiones. A pesar de que todos los derbis valleros tienen un aliciente y un componente de emotividad indiscutible, el de ayer no fue un partido más, especialmente para David Pérez, su padre, delegado del club e hijo de D. Antonio, sus tíos, su mujer y sus hijos, bisnietos del histórico portero.

Tras el encuentro, el cancerbero del Club La Vall recordó con emoción como su abuelo le confesó en más de una ocasión que «él nunca se había puesto nervioso antes o durante sus partidos, pero no podía venir a verme precisamente por todo lo contrario. Mi abuelo me habrá visto jugar 2 o 3 veces». Sin embargo, los consejos eran numerosos, como no podía ser de otra forma, aunque David incide en que, por ejemplo «los guantes que tengo yo no tienen nada que ver con los que tenía él», por lo que la dificultad y las condiciones con las que cada uno se enfrenta al disparo de los delanteros del equipo contrario, ni se parecían.

Con todo, «mi padre me dice que tengo el blocaje de mi abuelo», una virtud que se convierte en un orgullo para el heredero de un verdadero mito del fútbol provincial, aunque Pérez asegura que su relación con la portería «tiene un 50 % de influencia familiar y un 50 % de casualidad».

Él comenzó relativamente tarde a jugar, tenía 16 años y se integró en el Nules, donde el entrenador de la época le dijo «tú serás portero, como tú abuelo, ¿no?», y como la respuesta parecía inevitable, allí es donde acabó y sigue estando, después de una trayectoria deportiva que le ha llevado en itinerancia por varios equipos. Finalmente recaló en el Club la Vall, donde ya lleva 5 años.

Al recordar, David Pérez no lo duda: su abuelo era «un enamorado del Castellón», de hecho, la insignia de oro y brillantes del club acompañará a su mítico portero por toda la eternidad, ya que entre sus últimas voluntades pidió llevar en la solapa del traje que le acompañaría en la sepultura el símbolo de su club que, según adelantó su nieto, tiene previsto organizarle un homenaje, posiblemente coincidiendo con el próximo partido contra el Torrevieja, una cita a la que asistirá la familia al completo. Ayer, el conjunto albinegro portó brazaletes negros en señal de duelo. Otro de los equipos de Pérez, el Nules, guardó un emotivo minuto de silencio.

La última semana ha sido especialmente dura para la familia. Si los últimos cinco días antes de su muerte Don Antonio había decidido que todo había acabado «y dijo que ya no quería comer, que ya quería irse con su mujer», un deseo que no tardó en cumplir, pocos días después también falleció su abuela materna. «Solían coincidir en la tienda de la familia y ella dijo en alguna ocasión que cuando muriera Don Antonio, ella también moriría», y así fue.

Todos estos recuerdos se agolparon en la mente de un portero que ayer más que nunca fue consciente de lo que significa llevar un apellido ilustre, como el del último superviviente del primer ascenso a Primera del Castellón.

Estirpe de guardametas

David Pérez Bolumar (Nules, 17 de enero de 1980) sigue la saga de los Pérez, todos ellos porteros. Nieto del mítico Antonio Pérez, fallecido a la edad de 96 años, e hijo de José Manuel, también guardameta. Ingresó a las categorías inferiores de la escuadra nulense. Ahora lidera la portería de un Club la Vall que pelea por las plazas de ascenso a Tercera. Ayer echó el cerrojo en su portería.

Su trayectoria deportiva es numerosa y variada: Nules juvenil; Villarreal, División de Honor Juvenil (Convocatoria en 1ª División); Almazora Preferente; Nules, Regional y Preferente; Elche B, Tercera División (convocatoria en Segunda División); Mataró, Segunda B; Onda, Tercera División; Burjassot, Tercera División; Olimpic de Xativa, Tercera División; Vall de Uxo, Preferente; Nules, Preferente; y actualmente en el Club La Vall en Preferente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine