26 de abril de 2016
26.04.2016

You'll never walk alone

25.04.2016 | 23:44

El de 28 de abril de abril de 2016 ha de ser una nueva fecha marcada en rojo en el calendario. Para mí lo es y lo será siempre, y espero que así lo sea para el resto de aficionados del Villarreal. Para mí lo es porque, tal día como ese, un lluvioso 28 de abril de 2013, nació mi hija Laia. Una bendición. Una niña que llegó al mundo con un pan bajo el brazo y con un ascenso a Primera para el Villarreal, un ascenso que se hizo esperar un par de meses, pero llegó, sufrido, pero llegó. En aquel momento tuve la sensación de que ese iba a ser un buen año, y vaya si lo fue.

En este sentido algunos ya me han dejado entrever si repito esta temporadas las mismas buenas sensaciones. ¿Por qué, os preguntaréis? Algunos lo sabéis y otros ya os lo habéis imaginado. El pasado 15 de marzo, otro día lluvioso de los pocos del año en los que el agua empapa el verde del Madrigal, nacía mi segundo hijo, Martín. Yo no soy de mirarles el sobaco nada más nacer, pero algunos sí lo han hecho. ¿Llevará consigo un título europeo y una clasificación para la Champions? No lo sé. Yo lo de los milagros se lo dejo más bien a San Pascual, aunque he de decir que no creo demasiado en las ayudas divinas o celestiales.

En este sentido soy más de creer en el trabajo, en la fuerza y en la ilusión. Trabajo e ilusión a Marcelino y sus chicos no se les puede pedir más, aunque en lo referente a la fuerza... el pasado domingo me quedé un tanto preocupado. La imagen mostrada contra la Real no fue la del mejor Villarreal. Impreciso y un tanto ansioso por cerrar la Champions, no vimos al submarino que nos viene deleitando muy por encima de sus posibilidades esta temporada. Será el hecho de pensar en la cita del jueves ante el Liverpool, lo que provocó tal sensación, decían los que saben de esto, sin embargo entrenador y jugadores reconocieron tras el partido que el físico, ante la imposibilidad de realizar rotaciones, se empieza a resentir a estas alturas de campeonato y más ahora cuando azotan las lesiones.

Por eso, porque el Villarreal nos está permitiendo volver a sentirnos importantes a nivel nacional y europeo, porque nos están haciendo vivir un sueño, porque nos están dando mucho más de lo que podemos exigirles y porque sabemos que lo hacen al límite de sus fuerzas... por todo ello, el próximo jueves, más que nunca, debemos hacer nuestro el grito de guerra del propio Liverpool: «¡You'll Never Walk Alone!». ¡Endavant Villarreal!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine