09 de mayo de 2016
09.05.2016
Deportes

Anfield pesa demasiado

Un Villarreal sin intensidad le permite al Deportivo asegurarse la permanencia con un triunfo logrado con los tantos de Fajr y Lucas Pérez

09.05.2016 | 13:28
Anfield pesa demasiado

El fantasma de Anfield se paseó ayer a sus anchas por El Madrigal. El Deportivo se aprovechó de la depresión de un Villarreal que lo único bueno que sacó del duelo de ayer es que sólo quedan 90 minutos para terminar la temporada. Con la Liga y el descenso jugándos en otros lugares, en otros ámbitos a esa misma hora, los amarillos le regalaron tres puntos a los gallegos para que certificasen su salvación.

Con la clasificación para la previa de la Champions asegurada tras el triunfo en Mestalla, el submarino se presentó en su estadio sin exigencia competitiva. Además, la derrota ante el Liverpool pesó y mucho. Sólo había que ver a Marcelino, sentado en el banquillo y charlando con Rubén Uría, más interesados en repasar lo sucedido y en preparar lo que está por venir. Tampoco el equipo se vio con fuerzas para brindar una última victoria a su equipo esta temporada.

Desde que se plantó en el campo, fue evidente que en la cabeza de los amarillos todavía estaba presente el runrún de la eliminación, el recuerdo de la oportunidad perdida. A pesar de los numerosos cambios en el once, empezando por la presencia de un Barbosa que ni siquiera se acordaba de que debía hacerse la foto con el once y con otros pocos habituales como Bonera sobre el campo, la implicación del equipo castellonense en el partido no fue la más óptima.

Quizá fueron los hombres de arriba, Baptistao y Adrián López, quienes más metidos en el encuentro estuvieron. El brasileño fue el que gozó de las mejores ocasiones para el submarino y el asturiano fue quien más desplegó su calidad para activar al equipo en la faceta ofensiva.

Baptistao disfrutó de dos claras ocasiones para anotar en la primera mitad. Primero, en el minuto 12, se aprovechó de un mal despeje de cabeza al alimón de Arribas y Sidnei para ensayar un disparo que se estrelló en el cuerpo de Manu Fernández. Un cuarto de hora después también se acercó al tanto Baptistao tras un centro medido de Adrián. Pero el jugador cedido por el Atlético de Madrid disparó cruzado y el balón se marchó a la izquierda de la puerta de Manu.

Pero era el Dépor el que más ponía para sumar el triunfo en El Madrigal. Aprovechó la falta de intensidad, la tristeza amarilla para asegurarse la permanencia con relativa placidez. El hambre gallega se demostró en el minuto 3 cuando una volea de Luis Alberto se estrelló en la madera. El equipo de Víctor, con Lucas Pérez en modo velocista como referencia ofensiva, explotó las contras en busca de un tanto que le pusiera el duelo en ventaja. Era evidente que, con un gol, el Villarreal caería como un castillo de naipes.

Fue Fayçal Fajr quien terminó con la tibia resistencia local. Inició la jugada del primer tanto con un cambio de juego a Fede Cartabia. El argentino apuró banda y se encontró con Fajr libre de marca en la frontal del área. El francés, con un duro disparo que buscaba la escuadra, encontró el 0-1 ante la impotencia de Barbosa.

Adrián trató de devolver el golpe en la siguiente jugada, pero Manu se encargó de evitar la igualada. Tras esto, comenzó un periodo de letargo, en el que nadie parecía querer que las cosas cambiasen que condujo el duelo hasta el descanso.

Lucas Pérez sentencia

El Villarreal arrancó la segunda mitad rendido de antemano. El equipo de Marcelino dio la impresión de haber bajado los brazos. Con la cuarta plaza asegurada y aún rumiando el mazazo de Liverpool, los amarillos le dieron carta blanca al Deportivo para sentenciar. Lucas Pérez se encargó de asegurar el triunfo gallego gracias a una contra ejecutada con maestría. Juanfran envió un balón largo que encontró al delantero en plena carrera, ganándole con facilidad a un Bonera con el hígado fuera. Reventó el balón con la zurda Pérez ante Barbosa y ponía el 0-2 en el 57.

Tal vez cabreado por la falta de espíritu de su equipo, Marcelino dio entrada a Bakambu y a Denis Suárez por un correcto Adrián López y un desaparecido Castillejo. Estos cambios, unidos a la salida al campo de Jonathan, le inyectaron más empaque a un Villarreal que buscó algo más demasiado tarde. Con un Leo Baptistao negado ante el gol, que estrelló en el poste un centro de Samu García, el ataque del submarino trató de maquillar el resultado y darle una última alegría a su afición que terminó llenando el cielo de cohetes para homenajear a sus jugadores.

Pero el Deportivo, imitando la estrategia habitual del submarino, se encerró atrás, se encastilló y rechazó todos los intentos amarillos. Incluso buscó el tercero con las contras y casi lo encontró con una vaselina de Luis Alberto en el 80. Barbosa se estiró al máximo para evitar el tanto del andaluz.

Así se despidió el duelo y el Villarreal se despidió de El Madrigal esta temporada. Los amarillos dejaron claro que lo mejor, al menos este año, ya ha quedado atrás y que, en verano, llamarán a Iker Jiménez para expulsar al fantasma de Anfield del estadio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine