27 de junio de 2016
27.06.2016

Un hervidero de emociones

Miles de aficionados albinegros lloran el no ascenso del Castellón en una Pérgola a rebosar

27.06.2016 | 08:16
Un hervidero de emociones

El fútbol no entiende de edades. Y mucho menos de emociones. Cuando uno siente como suyo los éxitos o los fracasos de su club da igual que se tenga 5 años, que 20 o 60. Ese sentimiento es difícil de explicar, por eso todo lo bueno se vive con intensidad y lo malo, como el nuevo capítulo que le tocó vivir ayer a la afición del CD Castellón, duele más.

La Pérgola fue un torrente de sensaciones. Lloros en el descanso, alegría en la segunda parte, nerviosismo durante la prórroga y una mezcla de rabia e impotencia al finalizar el partido. Porque sí, la suerte volvió a ser esquiva al conjunto albinegro y su afición deberá sufrir una temporada más en Tercera División.

Tan solo unos pocos pudieron desplazarse a Gavà a presenciar en directo el definitivo partido por el ascenso a Segunda B, pero los miles de seguidores que se quedaron en Castelló convirtieron la Pérgola en un pequeño Castalia. Himno a capela, cánticos de apoyo al equipo y una simbiosis perfecta con la hinchada desplazada, a la que todo el mundo aplaudía cada vez que las cámaras los enfocaban. El ambiente era perfecto para la celebración, aquí y allí, pero los dos goles del Gavà en el primer tiempo enmudecieron a la hinchada castellonense.

Los aficionados del Castellón no daban crédito a lo que estaban viendo y algunas lágrimas empezaron a brotar en el rostro de los más pesimistas. Pero el fútbol es muy caprichoso y de la tristeza se pasó a la alegría en los segundos 45 minutos cuando se conseguía el empate a dos. La afición empezaba a corear el «sí se puede» al unísono, conscientes de que lo más difícil se había conseguido, y el nerviosismo aumentaba a medida que transcurría la prórroga sin que llegara el gol que bien habría valido un ascenso.

Nadie quería llegar a los penalties porque el recuerdo del Haro todavía escocía y, justo allí, fue donde el Castellón volvió a morir. El lanzamiento del último penalti del Gavà fue dramático. Mayores y niños no pudieron reprimirse. Los más pequeños abrazaban a sus padres en busca de consuelo y entre los adultos caras largas y lloros desconsolados. Pero dicen que lo malo une y a buen seguro la afición del Castellón, que volvió a demostrar ser de Primera, se hará más fuerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine