01 de agosto de 2016
01.08.2016
Olímpicos de Castelló

Codeándose con los mejores

El atleta castellonense fue uno de los protagonistas del despegue ochentero del atletismo español, en especial de las pruebas de mediofondo

01.08.2016 | 12:25
Codeándose con los mejores

Atletismo. Andrés Vera Llorens descubrió en el patio del instituto Ribalta que poseía un don para el atletismo. Decidió trabajarlo: creció en pruebas escolares y campeonatos juniors, se marchó a la Residencia Blume de Madrid y fue campeón de España en 800 y 1.500 metros lisos. En esta última prueba consiguió su gran logro: fue diploma olímpico en la final de Los Ángeles que consagró a José Manuel Abascal

En agosto de 1984, Andrés Vera Llorens participó en un momento histórico del atletismo español. El castellonense fue séptimo en la final de los 1.500 metros lisos de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, la del bronce memorable de José Manuel Abascal. Era la época de esplendor del mediofondo británico, con Sebastian Coe, Steve Cram y Steve Ovett en liza. A ellos se añadía la amenaza africana del keniata Joseph Chesire, con la ausencia del marroquí Said Aouita, que apostó por la comodidad del 5.000; y el ímpetu de los locales Steve Scott y Jim Spivey. Frente a ellos asomaba el mentado Abascal, que buscaba el primer metal olímpico del atletismo español en pista, tras la plata en Moscú del marchador Jordi Llopart, cuatro años antes. Junto a él compitió otro español, pero no el popular José Luis González, cuyo fiasco en las eliminatorias fue estrepitosamente sonoro. Junto a Abascal, en la línea de salida y con el dorsal 244, se santiguaba el espigado Andrés Vera. A sus 23 años, el atleta de Castelló había exprimido en el tartán del Memorial Coliseum de Los Ángeles su finísima punta de velocidad para codearse con los mejores en una final inolvidable.

La tarde era veraniega: calurosa y húmeda. Eran las siete de la tarde en la costa Oeste estadounidense, y la madrugada en una España que enfilaba, también en el deporte, el camino hacia la modernidad. Cien mil espectadores rugían en las gradas, millones de españoles atendían la pequeña pantalla y ahí estaba Andrés Vera dando saltitos, saboreando el momento y esperando el pistoletazo de salida: zapatillas blancas, ceñido pantalón azul, camiseta roja con detalles amarillos y una prematura e incipiente alopecia.

La final comenzó tranquila tirando a lenta, hasta que Scott tomó la cabeza cumplido el primer tercio. Vera, como en las series eliminatorias, aguardaba en el furgón trasero la hora de dar el hachazo, pero no hubo oportunidad real de triunfo. Lo que le venía bien a Abascal, una carrera dura y rápida, le venía mal al castellonense. El propio Abascal provocó la selección definitiva a poco más de 500 metros de meta. El ritmo del español, tras la retirada de Ovett, solo lo aguantaron los otros dos británicos, Coe y Cram, que lo superaron justo antes de la última curva. Abascal se retorció y sostuvo el empuje final de Chesire para custodiar la anhelada medalla de bronce. Coe fue oro, como en 1980, esta vez con récord olímpico. Cram, que poseía la plusmarca mundial, se conformó con la plata. Vera remontó en la recta para ser séptimo y culminar con el diploma olímpico unos Juegos sobresalientes.

Porque estar en la final ya era un premio para el castellonense. Fue tercero en la primera serie y repitió plaza en una dura semifinal, gracias a una última recta majestuosa. Vera tuvo que abrirse hasta la calle cuatro para superar al sudanés Omar Khalifa.

Los Juegos de Los Ángeles fueron el momento especial en la carrera de Andrés Vera, pero no el único. Ya había sido campeón, en 1983, de los 800 metros lisos, en el periodo de despegue del mediofondo español, que encontró en Fermín Cacho y su oro olímpico en Barcelona'92 a su mayor heredero. Vera amasó una carrera corta. De joven dejó los estudios de Arquitectura, vivió en la Residencia Blume de Madrid y militó en el mítico equipo Larios. Antes y después corrió para el Club Atletismo Castellón. También fue campeón de España en 1.500, en 1987, su último gran año.

Justo una década antes, en el patio del Instituto Ribalta, Vera descubrió que tenía un don para el atletismo. Batió el récord del instituto de los 1.000 metros. «Me dejé invadir, por primera vez en mi vida, por la dulce sensación de sentirme el mejor», explica en un texto biográfico en la web de ThinkSmart, su empresa. De ahí pasó al cross escolar, y ganó también siguiendo los consejos de Enrique Beltrán, su entrenador. «Pégate a los favoritos, si puedes, y espera tu oportunidad», le dijo, una táctica extrapolable a aquellas carreras de Los Ángeles. «Nunca sabré si podía haber ganado o no aquella final. Lo que sí sé es que pude haberlo hecho mejor».

De vuelta a EE UU

Tras la retirada, Vera encauzó su vida profesional en la década de los noventa. Había estudiado INEF, pero se interesó por la publicidad y el marketing. Cursó un máster y completó su formación. En 1998 fundó ThinkSmart, compañía internacional de la que es consejero delegado. En la actualidad reside en Miami, en los Estados Unidos de América.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Castelló

La Juez deja en libertad a Lucas e imputa a su novia

El jugador del Atlético fue detenido por una presunta agresión Ambos presentaban lesiones leves,...

Productos de calidad con toques magistrales

Productos de calidad con toques magistrales

El Hotel Restaurante Toledo es fruto de una tradición familiar que se remonta a 1984. Con más de...

Vila-real espera salvar las limitaciones económicas en el primer trimestre

Vila-real espera salvar las limitaciones económicas en el primer trimestre

El ayuntamiento se marca como objetivo reducir el periodo de pago a proveedores a 30 días

El ayuntamiento calcula que en 15 días las obras en el Castell Vell serán una realidad

Los trabajos consistirán en el cierre del primer y segundo recinto y la construcción del centro de...

El ayuntamiento y la UJI acuerdan inaugurar el «Menador» el 24 de febrero

El ayuntamiento y la UJI acuerdan inaugurar el «Menador» el 24 de febrero

El nombre del edificio de Hacienda hace referencia al niño que ayudaba al artesano a fabricar fibras

Coge a tu hijo en brazos

Muchas teorías sobre la crianza han recomendado reducir el contacto físico con el bebé a la mínima...

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 

Suscriptor | Comunitat Valenciana

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
La siria Samar Hammadeh, asomada a su balcón de Benimaclet.
Las caras que Trump no quiere ver

Las caras que Trump no quiere ver

Refugiados que llegaron a la C. Valenciana desde países a los que EE UU ha impuesto el veto...

En limusina para defender el corredor

En limusina para defender el corredor

El exconseller Flores alquiló coches de lujo en un viaje a Bruselas de tres días con el...

El Ágora, siete años de vacío y despilfarro

El Ágora, siete años de vacío y despilfarro

El emblemático edificio ha albergado proyectos como el Open de tenis, un mítin del PP o acrobacias...

Enlaces recomendados: Premios Cine