23 de septiembre de 2016
23.09.2016
Opinión

Un empate que vale por dos

Fran Escribá necesitaba un golpe de autoridad para comenzar a escribir su propia historia profesional y, salvo que todo se quede en anécdota, lo ocurrido en el Bernabéu

23.09.2016 | 08:29

Fran Escribá necesitaba un golpe de autoridad para comenzar a escribir su propia historia profesional y, salvo que todo se quede en anécdota, lo ocurrido en el Bernabéu. Y me refiero del cambio del 4-4-2 a jugar con un solo punta y Dos Santos por delante de los pivotes, de modo que con él basculando en apoyo de aquellos o mediapuntas según vengan dadas, el equipo genere superioridad en el centro del campo y en ambas áreas. Lo viejo es el sistema utilizado hasta ahora y lo moderno lo que queda apuntado, lo que quedó afirmado sobre el césped del Bernabéu, que solo dominó el juego cuando un público numerosísimo y comprometido inyectaba entusiasmo a un equipo que táctica y estratégicamente le superó todo el tiempo.

Es probable, no sé yo, si vencido el compromiso ante el Madrid, el empate lo es, se vuelva al sistema anterior, justificada la excepción por jugar ante el líder de ahora y de tantas veces antes y después, pero debería ser el sistema a utilizar de ahora en adelante, lo que hemos venido pidiendo desde que, con el 4-4-2, los equipos que visitaban El Madrigal lo hacían llenando el centro del campo de piernas (creando superioridad numérica), de manera que la bola era disputada a base de patadón y tente tieso por parte de rivales que, sintiéndose inferiores, se dedicaban a destruir lo escaso que los de casa creaban dada la inferioridad numérica allá donde se cuece el pan.

El gol del Villarreal, que fue el primero, resultó consecuencia de la ejecución por el capitán, Bruno, de un penalti por mano del central del Madrid Sergio Ramos, a su vez, autor del remate del propio Ramos a la salida de un córner. Bruno, anoche en el Bernabéu estuvo bien, pero en la ejecución del penalti echó mano de su experiencia, del dominio de la situación en un instante definitivo, puesto que faltaba un minuto para llegar al descanso. Cualquier otro en su posición hubiera largado un balonazo lo más escondido posible y que Santa Lucía enturbiara la vista al meta. Bruno, no: depositó el balón cuidadosamente sobre el punto fatídico, se retrasó lo suficiente y, tras el pitido, arrancó una carrerilla engañosa hasta el lugar mismo de entrar en contacto con el balón, al que impulsó suavemente tal cual andaba. Es esa ejecución conocida como el sistema Panenka, para lo que resulta menester una serenidad pasmosa, unos nervios de acero y la confianza que solo vive en especialistas elegidos.

El público se quedó boquiabierto y los jugadores se fueron al descanso con el Villarreal por delante en el marcador. Jugar un partido y empatar contra el Madrid en su cueva, solo significa cobrar un punto, en orden al beneficio clasificatorio que se obtiene. Otra cosa, sin embargo, es lo que vale para el aumento de la autoestima de cada uno de los jugadores de la plantilla que deberán crecer más en edad, dignidad, gobierno, confianza y victorias.

Después del empate en Madrid nada tiene que ser igual para el submarino, tanto en lo que se refiere a la Liga, como para lo que tiene que ver con el resto de competiciones que tiene que afrontar. Todo tiene que administrarse con confianza, cuidando de que la plantilla soporte esfuerzos debidamente repartidos entre sus miembros con los cambios que lo hagan posible, pero sin caer en la trampa de que los considerados suplentes entren en masa porque de ese modo se desvirtúan las posibilidades de un equipo demasiado desigual, que carece de los necesarios movimientos automatizados.

Después de cumplido el salto sobre el partido de Madrid, nada debe el Villarreal tener por imposible, dicho sea desde la subjetividad de quien tratándose del submarino no puede ser objetivo ni falta que hace. Pero volver a alcanzar un puesto que permita alcanzar un puesto para aspirar a jugar la Champions League tiene que ser el objetivo de una plantilla de profesionales con mucho talento y al menos hasta ahora con un alto sentido de lo más principal ahora: ser competitivos en alto grado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Castelló

Herido un hombre por cogida de toro en Soneja

Después de ser atendido durante una hora en el Hospital de Sagunt ha sido dado de alta

El estreno del Menador marca una nueva época de la cultura en Castelló

El estreno del Menador marca una nueva época de la cultura en Castelló

La inauguración pone fin a un trayecto administrativo de ocho años. La alcaldesa y el rector...

El bar más «Urbano» de la ciudad de Castelló

El bar más «Urbano» de la ciudad de Castelló

La familia Grau-Adell impulsó el negocio en los años 60 y, actualmente, sus cuatro hijos siguen...

Porcar suprime la figura del ermitaño que ha regentado Mulet durante 16 años

Porcar suprime la figura del ermitaño que ha regentado Mulet durante 16 años

Sustituye el antiguo cargo municipal por un reconocimiento honorífico de un año de duración y...

Cevisama, una feria «magnífica»

Cevisama, una feria «magnífica»

El presidente del certamen, Manuel Rubert, asegura que el éxito del salón valenciano es el reflejo...

Paula Cubertorer, reina de Almassora

Paula Cubertorer, reina de Almassora

El salón de plenos acoge el nombramiento de la joven y las damas Alba Caravaca, Irene Delgado,...

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


anteriorsiguiente

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 

Suscriptor | Comunitat Valenciana

Contenido exclusivo para suscriptores digitales
La deuda urbanística de gobiernos del PP sube a más de 920 millones

La deuda urbanística de gobiernos del PP sube a más de 920 millones

Solo Marina d'Or reclama más de 600 millones de euros por la deficiente tramitación de su proyecto...

Enlaces recomendados: Premios Cine