11 de noviembre de 2017
11.11.2017
Opinió

Independencia para 'hacer el bien'

11.11.2017 | 12:58

Como de un menhir enhiesto, impertérrito y ventrudo, impasible a ventiscas y tramontanas, fluye la voz monocorde de Oriol Junqueras, Presidente de ERC y Vicepresidente del Govern, unos días antes de entrar en prisión, predicando: «Yo, antes que demócrata, soy una buena persona, soy honrado, honesto, soy cristiano... y hago el bien, quiero hacer el bien, la Independencia es para hacer el bien a los catalanes, para tener mejores escuelas y mejor sanidad y mejores servicios sociales y menos paro y buenas oportunidades para todos y más felicidad para todos... También a los españoles les irá mejor, pueden aprovechar la ocasión de encontrar su camino y ser felices y entonces, liberados del mal español, llevarnos bien los de un lado y los de otro como buenos hermanos y vecinos... Por favor, déjennos ser felices a los catalanes?»

 La palabra de Junqueras es monótona, cansina, mecánica, salvo cuando en medio de la secuencia se hace quebradiza, acristalada, apenas contenida, e incapaz de taponar el río de la pasión que bulle a alta presión por las venas de este fanático; entonces, se rehace el discurso del sofista y recobra su monotonía y parsimonia para, al final de la salmodia, impostar un descenso melifluo de voz, que se hace humilde y paciente como la de un predicador ante adolescentes díscolos a los que una y otra vez hay que repetir sin éxito la misma consigna: ¡Señor, Señor, qué paciencia! ¡Estos españoles, habitantes del país de las sombras, no ven la luz de la Razón de la Independencia. ¿Es malo votar? Votar es democracia. Queremos votar.

Si el cristiano Junqueras no hubiera expresado en la coda de su argumentario que a los españoles nos desea el bien y que la Independencia nos favorecerá por igual a catalanes y españoles, uno habría deducido que la Independencia sumaba a favor de los catalanes y restaba en contra de los españoles, en una cuestión como ésta que se planteaba en términos de suma cero: lo que una parte gana, la otra lo pierde, tal como funcionaba en la fase del procés del «España nos roba». Eran los célebres 16.000 millones de euros que, según las balanzas fiscales, España robaba a Cataluña. El varapalo que Josep Borrell propinó a Junqueras, en un comentado debate (en el canal privado 8tv, año 2016) sobre las balanzas fiscales y la falsedad de la existencia en Alemania de un límite del 4% del déficit de un Lander con la Hacienda federal, hubiera dejado fuera del ring a cualquier púgil que no tuviera el cinismo y la capacidad de abuso de la técnica de la reserva mental de nuestro confeso cristiano, al estilo de aquel fariseo confesor que, para evitar la fealdad de fumar mientras rezaba, le propuso al feligrés rezar mientras fumaba.

La verdad os hará libres. ¿Y la mentira? Cuatrocientos curas catalanes frente a cuatrocientos profesores de Derecho Constitucional. Ante la Fe y la Comunión con El Pueblo de Dios (un sol poble en Cataluña), ante la pasión por ser libres... ¿qué tiene que decir la ciencia jurídica? La ciencia jurídica..., cuestión de leguleyos al servicio del poder opresor. El monje montserratino Sergi D´Assis, penoso émulo del Fermín de Pas, de La Regenta, con aires de Pájaro Espino, que convierte una homilía en un mitin sobre los derechos humanos pisoteados por las fuerzas de ocupación. O el párroco de Calella, Cinto Busquets, mostrando ante una periodista toda la simpleza intelectual, la soberbia y la toma del nombre de Dios en vano...

A cualquiera que tenga alguna noción de antropología, sociología e historia no ha de extrañarle la connivencia emotivo-cognitiva de la Iglesia con el nacionalismo: pueblo-nación, pueblo de Dios, espíritu del pueblo, espíritu común, lengua común, comunión, comunidad. En fin..., el 1-O ya ha pasado y hemos empezado a recoger la primera cosecha de las bondades que nos va a traer la Independencia de Cataluña. Ya hemos visto al Pueblo henchido de placer, brillantes los ojos de Ilusión, la palabra mágica del buen independentista, la Ilusión de otear, de pisar ya las playas doradas de la Arcadia feliz. Ancianos, adultos, jóvenes, adolescentes, escolares de primaria y hasta de infantil todos en comunión mística. Y los que no comulgan (con ruedas de molino, diría un españolista) ya están señalados, son traidores como Santi Vila, fascistas, franquistas, infieles, extranjeros. Que se vayan, cuantos más, mejor. Hagamos limpieza de quintacolumnistas. Demasiada gente, no dispuesta a integrarse, ha venido en las últimas décadas, así bajaremos el porcentaje de paro. Otra bondad colateral.

Una vez enterados de que la cosa no iba de dineros, de balanzas fiscales y otras menudencias propias de un materialismo mezquino, sino que era la DIGNIDAD lo que estaba en juego, no nos queda más que esperar los dulces frutos de las próximas cosechas del procés, que han de resultar benéficos para todos, como nos ha prometido la buena persona, honesta y cristiana que es O. Junqueras, ese hombre que vino al mundo con un destino marcado a fuego en la frente: LA INDEPENDENCIA ES EL BIEN.  En serio, ¿qué se puede esperar de un fanático moralista?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine