Huppert: «´Villa Amalia´ habla de la soledad»

 05:30  
 NOTICIAS RELACIONADAS
 + Elogio de la soledad.  Club Diario

El cineasta francés Benoît Jacquot cuenta la historia de una mujer que decide desaparecer e iniciar una nueva vida

LEVANTE-EMV.COM ­
Villa Amalia es la quinta película en la que Benoît Jacquot trabaja con Isabelle Huppert (París, 1953), una actriz considerada la musa que ha inspirado a grandes directores europeos como Chabrol, Tavernier, Godard o Haneke. Huppert ha declarado que «Villa Amalia es una película que habla de la soledad. De alguien que accede a ella, de alguien que la sufre y de alguien que la disfruta. Porque hay algo más en juego». El director afirma que la protagonista «es un personaje que decide librarse de su intimidad para acceder a algo distinto, como uno sale de su pequeño círculo para acceder a algo que es muy difícil. Es el precio de la libertad».
Una mujer enamorada sorprende a su pareja en una relación furtiva. El mundo se desmorona a sus pies y el impacto la conmociona. Cuando recupera el control de sus ideas, toma una decisión tremenda: marcharse sin rumbo fijo, desaparecer absolutamente, acabar con todo.
El director, en colaboración con Huppert, lleva a la pantalla una adaptación de la novela Todas las mañanas del mundo, del escritor Pascal Quignard. Es la historia de Ann, una mujer que decide empezar una nueva vida y terminar con el mundo que le rodea y llegar a ser otra persona. Ann es una célebre concertista de piano con una agenda repleta de conciertos. Su agente se lleva las manos a la cabeza cuando ella le ordena que cancele todos los compromisos, pero la determinación de la protagonista es irreversible. Vende de prisa todo lo que tiene, incluso su confortable vivienda en París, nada quedará de su pasado. Un coleccionista se asombra cuando le ofrece por muy poco dinero su piano Steinway. Casualmente, Ann se encuentra con un antiguo amigo que había olvidado, Georges (Jean-Hugues Anglade). Ella le confía su propósito de cambiar de vida e incluso de identidad. A Georges le parecen desmesurados sus planes, sin embargo, por lealtad se resigna a ayudarla en su desaparición.
Inicialmente, la huida de Ann será un itinerario indeterminado, buscando en distintos sitios un lugar donde iniciar una nueva vida, entre otros, la Bretaña francesa no le convence, pero después de muchos viajes logrará descubrir un lugar providencial. Ischia, rodeada por el mar Tirreno, es una isla donde Ann confía en encontrar la suficiente tranquilidad. Andando por la campiña en lo alto de un acantilado aparece una casa abandonada, Villa Amalia. Es un refugio de ensueño. Desde la altura domina el horizonte y se tiene sensación de libertad. Por fin, el pasado para Ann ha desaparecido. El destino tiene ahora la oportunidad de ofrecerle muchas nuevas sensaciones y ella está dispuesta.

  HEMEROTECA
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad