25 de noviembre de 2015
25.11.2015
Solidaridad

La paternera que da de comer a 200 personas cierra su "Casita"

Carmen Roca, de 84 años y premio Importante de Levante-EMV en 2013, deja por cansancio el comedor social

25.11.2015 | 01:11
Carmen, en su cocina, donde ha dado de comer a necesitados.

A sus 84 años, Carmen Roca, la mujer de Paterna que cada día da de comer y cenar a cerca de doscientas personas necesitadas del municipio, ha decidido cerrar su «casita». El motivo, según han asegurado fuentes del ayuntamiento, no ha sido otro que la edad, y el cansancio y la pérdida de fuerzas que trae consigo. «Cuando le dijimos que le íbamos a renovar las ayudas nos dijo que no hacía falta, que se lo dejaba ya», afirmaron ayer fuentes municipales. «Ha sido una decisión totalmente personal».

El ayuntamiento reconoció ayer la «extraordinaria labor social» que ha estado realizando Carmen durante décadas y ha anunciado que estudiará cómo seguir ayudando al gran número de personas que comen cada día gracias al proyecto de «Menjar Solidari de AFAD La Casita», pues es el departamento de Servicios Sociales el que hasta ahora derivaba a su comedor a los beneficiarios de su iniciativa, según las necesidades que detectaban.

Y sustituir a Carmen no será tarea fácil. A las siete de la mañana, de lunes a sábado, comienza la jornada culinaria de esta mujer solidaria. Cada día, en su local del barrio de Campamento, prepara un guiso para dar de comer a 95 personas, y de cenar a otras 95, necesitadas del municipio y del barrio de La Coma. El comedor social funciona con las entregas del banco de alimentos de Cruz Roja, así como del Colegio Palma y de la comunidad neocatecumental a la que pertenece, en el centro Escolapios, además de lo que le aporta una cadena de hornos. En 2014 el ayuntamiento firmó un convenio con La Casita para entregarle 70.000 euros, y va recibiendo donaciones puntuales de colectivos festeros y sociales y de empresas.

Dieciocho años con drogadictos
Antes que este comedor social abierto a finales de 2012 para alimentar en principio a diez o quince personas, Carmen fue voluntaria de Proyecto Hombre y ayudó durante 18 años a decenas de drogodependientes a los que acogió en La Casita. Muchos de ellos consiguieron desengancharse gracias a su ayuda. También sacó de la droga a su único hijo, que murió hace siete años en un accidente. La falta de aportaciones económicas de la Generalitat y los recortes de la crisis provocaron el cierre de esta casa tutelada que había abierto en 1995.
Pero tal como ella misma relataba en octubre de 2013 „cuando Levante-EMV le concedió el premio Importante por su ayuda desinteresada al prójimo„, después de una larga vida de solidaridad, y cuando ya había pensado en retirarse, una petición desesperada de ayuda desde La Coma, le reactivó un espíritu solidario que nunca había perdido y decidió abrir el comedor social.

«Me llamaron para que ayudara a una familia con siete miembros que no tenían nada para comer. Me pidieron huevos y patatas. Luego observé situaciones desesperadas y con la crisis, pregunté en voz alta: ¿cómo nos vamos a ir a casa?», relató. Con el poco dinero que le quedaba de su labor anterior puso en marcha los calderos y empezó a funcionar con las entregas que le daban los donantes. «Enseguida recibimos una donación anónima de 20.000 euros que nos ayudó mucho», recordaba Carmen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine