07 de agosto de 2016
07.08.2016
Bocairent

Un vigilante de 53 ojos para la sierra Mariola

Las Covetes dels Moros fue declarado Monumento Histórico-Artístico durante la II República

07.08.2016 | 00:56
Fotos: Perales Iborra

De entre la oferta turística del último municipio al sur de la provincia de Valencia, la de las Covetes dels Moros suele ser una de las visitas preferidas de cuantos tienen la oportunidad de viajar hasta este rincón de la Vall d'Albaida.

El laberinto de historia que es la localidad valldalbaidina de Bocairent, a los pies de la sierra Mariola, ofrece un buen puñado de vistas sobre las que bien merece la pena detenerse, desde la solemne sencillez del casco antiguo hasta el interior de la Iglesia Parroquial, la ermita del Santo Cristo o la Cava de Sant Blai. No obstante, una vez el turista llega al municipio su vista, de natural curiosa, suele viajar inevitablemente hacia los agujeros que carcomen la pared de la montaña que se alza frente al casco antiguo. Por su carácter único en nuestro entorno más cercano, las Covetes dels Moros suele ser una de las visitas preferidas de cuantas Bocairent ofrece al viajero.

El conjunto consta de 53 ventanas distribuidas en tres o cuatro niveles no regulares, interconectadas la mayoría de ellas a través de un intrincado laberinto, excavado en la misma roca, que recuerda a una suerte de inmenso hormiguero. Las interpretaciones de su uso, así como las de la antigüedad de la construcción, han sido muy numerosas: cámaras sepulcrales, primitivos cenobios góticos, incluso algún tipo de obra prehistórica... Según las conclusiones más recientes del Museo Arqueológico de Ontinyent-la Vall d'Albaida, tras unas prospecciones arqueológicas aún inacabadas, el origen de las Covetes dels Moros lo encontraríamos en su mismo nombre. Entre los siglos X y XI, las comunidades campesinas andalusíes que poblaban la zona construyeron las cuevas a modo de graneros y almacenes de seguridad.

Tras ser declaradas Monumento Histórico-Artístico en 1931 –en el mismo decreto que incluyó como tales la catedral de Astorga o las torres de Serrans, entre otras obras–, el antiguo granero de las Covetes ofrece hoy en día una divertida aventura para todos los visitantes.

El acceso se ha facilitado con un camino desde el municipio y escaleras hasta el primer piso. Una vez dentro, y siempre ayudado por dos monitores, el turista disfruta de un paseo por dentro de la montaña a través de pequeños pasadizos, escalones y agujeros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine