Vida en la Terreta

El ´luthier´ enamorado de Velluters

Julien Schneider restaura y fabrica instrumentos de cuerda para toda España desde su taller de la calle En Sendra

10.11.2013 | 05:30
El "luthier" Julien Schneider trabaja sobre la tapa del violonchelo que fabrica.
El "luthier" Julien Schneider trabaja sobre la tapa del violonchelo que fabrica.

El tiempo se detiene al entrar en el taller del «luthier» Julien Schneider, en el corazón del barrio de Velluters de Ciutat Vella. Es como si la tierra dejara de rodar y este local ubicado en la calle En Sendra hiciera de sordina de la bulliciosa Valencia que late con estruendo al otro lado del escaparate. Su trabajo se ve desde la calle.

Julien Schneider trabaja con esmero sobre la tapa del violonchelo, de madera de abeto, que construye ahora y en el que empleará tres meses. Una cálida música de jazz envuelve la planta baja decorada con imágenes de violines, carteles de encuentros de «luthiers» y con las estanterías y mesas repletas de las «armas» de su profesión: botes, barnices, pinceles, gubias, cepillos de miniatura de bronce, calibradores y puntas de almas...

Un gran cuadro rectangular y multicolor, como una vidriera, adorna un pilar. Es una obra del mismo Julien. «Me gustaba mucho pintar, pero siempre dibujaba instrumentos musicales», explica con una sonrisa tímida. Un presagio de que su destino era ser «luthier». Y más habiendo nacido en Mirecourt, una población de la legión de Lorena, al noreste de Francia, que ha sido «un centro de la "luthería" y su aprendizaje desde el siglo XVII» y donde «todo el mundo era "luthier", sin elegirlo, por destino, solo durante la revolución industrial, entre 1870 y 1930», responde Julien.

Un destino que a Julien lo esperaba en la planta baja de la casa de sus padres, donde trabajaban dos «luthiers», Roland Terrier y Jean Philippe Cognier. El primero acabaría siendo su maestro. «Con él aprendí las técnicas de construcción y construí bajo su dirección una veintena de violines, dos violas y dos violonchelos», explica Julien. Pero su pasión por «entrar en el mundo de la restauración de los violines antiguos» le llevó hasta Madrid «para hacer mis primeras prácticas en el taller de Laurent Lopez Morales» entre 1997 y 1998. «Ahí descubrí Madrid, el Prado, y empezó mi historia de amor con España». Aún tardaría seis años en regresar, durante los que trabajó para el «luthier» de Lyon, Alexandre Snitkowski, y Roger Lanne, Luthier de la Opera de Paris.

Sería el amor el que lo traería de nuevo a España. «Mi mujer es española, de Santander» aunque ambos decidieron instalarse en Valencia «por el clima, el mar y porque hay mucha tradición musical». Y desde Valencia construye o restaura, para clientes de toda España, violines, violas, violonchelos y contrabajos además de instrumentos barrocos como violas de gamba y «violas da braccio». No tiene ningún preferido. «Me emociono fácilmente con todos los instrumentos, porque todos tienen una historia particular». Y advierte sobre la pasión por los violines antiguos «que hay que autentificar. Los más valiosos pertenecen a los bancos «pero no tienen criterios humanos. Cada vez hay más músicos que tocan instrumentos nuevos y reivindican su valor y calidad». Y, a veces, algunas apariencias engañan. Exhibe, con una sonrisa cómplice, un «Stradivarius» con la firma «hecho en París», cuando la familia más afamada de «luthiers» trabajaba en la ciudad italiana de Cremona.
A Julien también le gusta recorda un pasaje «divertido» de su vida. La del primer violín que restauró. Y que resultó ser de su abuelo Albert, a quien no conoció. «Mi abuelo era un tendero de frutas que, cuando su hermano menor, Gaston, iba a comenzar el aprendizaje de la "lutheria" quiso darle una lección sobre la prepotencia. Fabricó un violín, bajo la tutela de un amigo y se lo regaló a su hermano Gaston. Quería que supiera que cualquiera podia hacer un violín, incluso un tendero de fruta».

Por eso Julien valora más el proceso en el que interviene que los instrumentos que fabrica o restaura. «Me gusta intervenir entre el músico y su voz porque es una relación íntima y pasional. Pero yo trabajo para el músico, no para el violín. Los «luthiers» cubrimos las necesidades de la gente. Estamos aquí por un propósito: ser útil, más que por el instrumento en sí». Porque la «lutheria», añade con voz pausada Julien, «es artesanía y no arte, porque no hay libertad creativa, somos una herramienta para el músico. Y para mi el mayor peligro es mejorar las cosas». Por eso respeta con devoción «los cuatros siglos de tradición de lutheria». «Yo no me enfrento a mi trabajo con dudas, lo detestaría. Me he formado para tener seguridad absoluta en un procedimiento controlado: yo trabajo para el músico y el instrumento debe salir perfecto, sí o sí. No soportaría que algún músico me dijera que no suena bien...».

Y hasta a un violín carcomido, «sin solución, que no merecía la restauración» encuentra utilidad. Acaba de destriparlo para mostrar su interior, «porque me gusta enseñar y explicar cosas a la gente. Mira, esto es el alma del violín», indica señalando un pequeño cilindro en el corazón del instrumento. «Según dónde y cómo se ajuste le cambia la sonoridad, y el sonido puede ser más agresivo o más cálido», asegura junto al gran ventanal de su taller. Su trabajo se puede admirar desde la calle. Una exhibición que él justifica en que «no quiero ser hipócrita, vivimos a través de la mirada de los demás. Y siempre he trabajado de cara a la calle. Es mi lado más japonés».

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2017/18

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2016/17.


Comunitat Valenciana


Carolina Punset y Alexis Marí esperan su primer hijo

Carolina Punset y Alexis Marí esperan su primer hijo

La pareja contrajo matrimonio el pasado mes de febrero en el edificio del Veles e Vents en València

Els pintors de la prehistòria

Els pintors de la prehistòria

L' art rupestre mediterrani es va desenvolupar des del Neolític fins a l'Edat del Coure, de...

Algemesí creix al compàs del tabal i la dolçaina

Algemesí creix al compàs del tabal i la dolçaina

La Festa de la Mare de Déu de la Salut, amb les seues espectaculars torres humanes conegudes com...

â??
Centre de cultura i museu escolar de Puçol

Centre de cultura i museu escolar de Puçol

Visitar les tendes on compraven els avis, conèixer el bar on quedaven, contemplar les seues...

La vía de Estañ para condicionar el Botànic

La vía de Estañ para condicionar el Botànic

La nueva dirección de Podemos quiere que sus bases decidan inversiones y busca influir en los...

Enlaces recomendados: Premios Cine