02 de agosto de 2015
02.08.2015
Tribuna

Por una nueva Gestión de Carreteras

02.08.2015 | 04:15

En las tres últimas décadas (1985-2015), las inversiones de las distintas administraciones en infraestructuras viarias han dotado al país de una red de autovias (RIGE) y de una red básica autonómica que, salvo contadas excepciones, puede definirse como de alta calidad en comparación con los estándares europeos. Todo este patrimonio está ahora en peligro, debido a las restrictivas políticas de inversión, fruto de la crisis económica, los recortes aplicados y unos desequilibrios presupuestarios de los últimos cinco años, en los que se han reducido las cifras dedicadas no solo a nueva construcción sino también a conservación de carreteras. No podemos seguir recortando el gasto público en inversión cuando la economía está deprimida, porque deprime la economía todavía más, y es un factor más de aumento del desempleo.
Esperamos del Consell que establezca unas prioridades en su acción, para las infraestructuras viarias:
1.- El primer mandamiento debe ser: «Los primeros recursos económicos disponibles deben emplearse en la conservación de las carreteras». Con este objetivo conseguiremos: Mejorar la seguridad de nuestras carreteras y reducir el nº de accidentes, y evitar un gasto público en los próximos años muy superior, por deterioros que habremos podido frenar con una adecuada conservación.
2.-Se debe frenar de una vez la sangría de recursos públicos en infraestructuras innecesarias y no rentables, para poder reasignar los fondos disponibles en actuaciones de mayor rentabilidad social y económica, que sean generadoras de mayores tasas de empleo con el mayor retorno impositivo a las arcas públicas.
3.-Las inversiones en nuevas carreteras, variantes de poblaciones y desdoblamientos de calzada deben de ser puntuales, así como nuevas autopistas o autovias. Debe de prepararse un plan estricto para un periodo mínimo de diez años, realizando previamente estudios de rentabilidad y retorno de las inversiones, así como la información pública y ambiental.
4.- Deben priorizarse las actuaciones en tramos urbanos o travesías, en las que con un mayor riesgo de accidentes se concentran altas densidades de tráfico. Estas deben suponer un calmado de tráfico, atención a la movilidad peatonal y ciclista, y la interconexión con otros modos públicos de transporte, favoreciendo actuaciones coordinadas de movilidad urbana sostenible.
5.- La mejora de las carreteras locales, en las que se concentra la mayor accidentalidad, y a la vez las que con menor presupuesto se consiguen mejores resultados y retornos para la sociedad, debe ser un programa imprescindible a desarrollar, coordinando la acción de las diputaciones. Estas carreteras son el principio y fin de los trayectos diarios de los ciudadanos de los municipios. Sirven para acceder diariamente a los servicios de educación, salud y servicios sociales, y suponen las arterias para abastecer de productos básicos a la población, sirviendo de conectividad con la actividad diaria de autónomos y pymes.
6.- El pago por uso de las carreteras, planteado con cierta reiteración en algunos foros de ámbito estatal, no debe ser aplicado en períodos de recesión económica. Debe de aplazarse su estudio e implantación a un período de crecimiento del PIB y sobre todo, del empleo. También hay que asegurar que la recaudación obtenida se dedica únicamente a la conservación y mejora de todas las carreteras. No nos parece adecuado implantarlo únicamente sobre la red de autovias, y como conclusión, consideramos inviable implantar el pago por uso en los próximos cuatro años.
7.-En los momentos actuales, con prioridad absoluta para políticas sociales, poder recuperar , mediante un plan extraordinario, las condiciones iniciales de firme y equipamientos, de las carreteras construidas en los últimos treinta años, necesitaría de una aportación de fondos que, quizás no pueda encontrarse entre los fondos propios del presupuesto ordinario, y en el caso de no poder recurrir a endeudamiento, podría resultar necesario poner en marcha un sistema de financiación que denominaremos «pago por mayor uso». Comportaría la creación de una Agencia de Carreteras única, en la que estuviesen integradas la administración estatal y las autonómicas, siendo receptora de los fondos y responsable de la gestión y reinversión de estos recursos en todas las carreteras.
8.- No prorrogar ni renegociar la actual concesión de la AP-7 entre El Campello y Vinaròs, quedando completamente liberada la concesión en 2019. A partir de esta fecha, cualquier régimen de peaje que, en su caso, se planteara establecer en la AP-7 deberá atender a razones de fiscalidad, por aplicación de criterios de igualdad de trato respecto del resto de España, y recaudación finalista destinada a la conservación de todas las carreteras.
9.- La próxima finalización de la concesión de la AP-7, no puede implicar paralizar las actuaciones necesarias en la N-340 y la N-332. Por la peligrosidad de esos tramos y porque una eventual apertura al tráfico libre en la AP-7 necesitaría de vías colectoras o tramos de autovía, en paralelo, al menos junto a las áreas metropolitanas más potentes. Los tramos paralelos a la autopista AP-7 son de los tramos de carreteras más peligrosos en España. La N-332, es la única carretera nacional que conecta dos capitales de provincia (València y Alacant), la tercera y undécima ciudades españolas, y que mantiene la mitad de su trazado (90 kilómetros) con calzada simple en ambos sentidos, sin mediana y con arcenes escasos y que aún discurre por el interior de 11 poblaciones.
10.- Hay que elaborar, conjuntamente con el Estado, un plan de actuaciones para hacer frente a las necesidades que resulten de la liberación del peaje de la AP-7 en 2019 y de aquellas que en cualquier caso resulten necesarias, con independencia de su régimen futuro de explotación. Debemos exigir que las inversiones que no se han realizado hasta ahora, se planteen como compensación o abono diferido por déficits de financiación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine