11 de octubre de 2015
11.10.2015
La Morera, antepasada de la naranja

La seda teje su ruta en las calles de Carcaixent

El cultivo de la morera dejó hasta el siglo XVIII un importante legado botánico y arquitectónico que puede recorrerse en las calles y el término rural del municipio

11.10.2015 | 13:24
Reconstrucción de la ´andana´ en la que se alimentaban los gusanos con hojas de morera

Carcaixent no es solamente la cuna de la citricultura, en su día fue el principal núcleo sedero de Valencia. Testimonio de ello es el estilo arquitectónico de las casas del casco antiguo y el Palau de la Marquesa.

Asociar Carcaixent con el cultivo de la naranja no es una conexión de ideas al azar. Las grandes extensiones de árboles frutales certifican todavía hoy la importancia de esta fruta en el municipio. Menos conocido en cambio es el protagonismo, no menos histórico, que adquirió la morera. La ruta de la seda añade atractivo turístico a una de las grandes poblaciones de la comarca de la Ribera.

Ese árbol, cuya hoja sirve para alimentar al gusano de seda, fue tan relevante para Carcaixent que acabó por convertir al municipio en el principal núcleo sedero de Valencia. Es más, ayudó a que Felipe II otorgara la independencia a la localidad en 1576, que hasta entonces dependía de Alzira.

Vicent Ibañez, técnico municipal, conoce la historia al dedillo. Cuenta que «Carcaixent pudo pagar su secesión porque llegó a convertirse en una localidad rica gracias a la seda y a los avances que se introdujeron en el municipio en el siglo XVII. La real acequia de 14 kilómetros de recorrido entre Sumarcàrcer y Carcaixent permitió que el agua llegara hasta el núcleo urbano garantizando el despegue de un cultivo del cual dependía la preciada seda», explica.

Su importancia determinó un modo de vida, la población aumento considerablemente y con ella las costumbres cambiaron, la cultura e incluso su estilo arquitectónico. Las casas del casco antiguo y el Palau de la Marquesa son un ejemplo de ello. Su atractivo justifica un paseo callejero.

La estructura del viejo palacio -hoy sede de la alcaldía- se diseñó en función de las necesidades de aquellos tiempos. En concreto la segunda altura se dedicaba a la cría del gusano, allí se instalaba la «andana», una especie de litera de varios pisos donde criaban las orugas. Recuerda Ibañez que «los huevos de gusano se compraban entonces en Mallorca. El primer domingo de marzo se bendecían y se guardaban en una pequeña bolsa en un lugar cálido y seguro a la espera de la eclosión. Cuando todavía no habían ni abierto los ojos ya disponían de hojas frescas de morera para alimentarse». Poco después empezaban a tejer la bolsa donde se convertirían en mariposa. Del capullo se extraería la seda que tan conocida hizo a Carcaixent gracias a la elevada calidad de la materia prima que después se convertiría en finas telas.

Pero como todos los cultivos, como ahora ocurre con la naranja, también entró en declive. En el siglo XVIII plagas y enfermedades acabaron con miles de gusanos. El abaratamiento de la seda elaborada en otros países y al aumento de la competencia terminó por hundir el cultivo de la morera en Carcaixent que, en poco tiempo, vio en la naranja un dulce y rentable sustituto. El «Hort de Soriano» se erige hoy como uno de los últimos rincones que conservan las tan apreciadas moreras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine