24 de enero de 2016
24.01.2016
Villalonga-Forna

Entre montañas que siempre han unido la Safor y la Marina

Un recorrido amable por un área forestal con el encanto de dos castillos comunicó durante siglos las localidades de Villalonga y de Forna

24.01.2016 | 04:23
Entre montañas que siempre han unido la Safor y la Marina

Antes de que se dibujara la artificial línea que separa las provincias de Valencia y Alicante, Forna (la Marina Alta) y Villalonga (la Safor) estaban unidas por una ruta que nunca se ha perdido.

Aunque por la costa el linde entre la Safor y la Marina Alta discurre entre playas y el impresionante parque natural del marjal de Pego-Oliva, apenas unos kilómetros hacia el interior ambas comarcas están separadas por montañas que, con la cima de la Safor, superan los mil metros de altura. Pese a eso, la historia hizo que esos montes no distanciaran a las poblaciones, y uno de los mejores ejemplos es la bella ruta que discurre entre el municipio de Villalonga, en la Safor, y el pueblo de Forna, perteneciente al municipio de l'Atzúbia, en la Marina Alta.

Durante siglos, en vez de separar, las montañas unieron a estas dos localidades. De hecho, antes de que a mediados del siglo XIX se dibujara la artificial línea provincial entre Valencia y Alicante, Forna estuvo ligada a Villalonga incluso en la Administración. La parroquia de Forna perteneció a la de Villalonga durante siglos, y los sacerdotes cubrían aquella ruta montados en un burro.

Cuando los coches ganaron a los animales la batalla de la locomoción los itinerarios que se hacían a pie empezaron decaer, pero esta ruta nunca se ha perdido y hoy es una de las más transitadas por excursionistas que van de un lado a otro de la sierra de Mustalla en un recorrido, ida y vuelta, que puede hacerse en apenas tres horas.

Partiendo de Villalonga, una localidad que tiene su encanto y en la que se puede disfrutar de sus bellas y copiosas fuentes y de su gastronomía, la senda a Forna se inicia mirando hacia el antiguo Castell dels Moros, una fortaleza lamentablemente en riesgo de seguir degradándose y que ya citó Jaume I en su crónica de la conquista. Contemplando la llanura en la que el río Serpis se abre camino hacia el mar, la senda asciende suavemente hasta adentrarse en el monte. Cerca de la cota máxima, que alcanza los 350 metros, se encuentra la Font del Grill, aunque solo con agua disponible en periodos relativamente húmedos. Si el camino se hace en verano es necesario llevar agua.

Avanzando por un pequeño altiplano
que pasa por el secano y la caseta de Baejero, se aprecia, mirando hacia levante, el bello paraje de les Fontanelles, al que se puede acceder siguiendo la senda que parte desde ese lugar.

El camino llama la atención cuando, hacia el sur, se aprecia el enclave de Forna, presidido por un castillo que recuerda tiempos de conquista y que recientemente ha sido objeto de obras de restauración. Entre sus muros estuvo Al-Azraq, el caudillo musulmán que se atrevió a plantarle batalla a Jaume I y que acabó derrotado en la batalla de Alcoi.

La senda baja entonces a Forna, donde se puede comer y apreciar el encanto de un pequeño pueblo inundado por la tranquilidad cuyo paisaje hace años fue roto por las feas canteras que lo rodean.

Entre ida y vuelta son 9 kilómetros, una corta distancia que, hecha siempre a pie o a lomos de animales, fue el nexo entre dos localidades que, además de compartir parroquia y curas, permitió que se cruzaran familias. Hay más información en la página web «villalonga.es».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2017/18

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2016/17.


Enlaces recomendados: Premios Cine