25 de febrero de 2016
25.02.2016

La enésima humillación

24.02.2016 | 23:50

Y no será la última, vendrán más porque, Paco, el enemigo está dentro y va de la mano con el del Norte. A ello ha contribuido tu partido, con su tibieza, con su dejar hacer, con su no meneallo, con su falta de conciencia, con su oportunismo. Sería injusto aplicarlo con carácter general porque ha habido honrosas excepciones. Permitís que partidos y sindicatos sigan utilizando lo de País Valencia, permitís que haya plazas y calles con este nombre, permitís homenajes a significados catalanistas. Ellos seguro que no lo tolerarían.

En el asunto de la lengua fuisteis tibios, tolerantes, descuidados y, en algún caso, hasta colaboracionistas. Ahí tenéis los resultados. Aunque la lengua fuera la misma, que no lo es, si hubiera verdadero sentido de pueblo, si tuvierais auténtico valor y personalidad propia hubieras luchado por diferenciarla. Pero es que no es la misma, es lengua diferente ya. Aunque hubiera venido con las fuerzas invasoras, las huestes mercenarias catalanas de ocupación, casi ochocientos años después, con trayectoria histórica, social, económica y cultural propia, ha alcanzado personalidad diferente, lo suficientemente alejada como para considerarla como nuestra exclusivamente. Nos humillan constantemente llamándola catalana y nos solivianta vuestra pasividad.

Las partidas se ganan cuando se arreglan y la de la lengua la perdisteis cuando organizasteis los equipos de la AVL. Hubiera sido la solución si hubierais sabido arreglar, componer un buen equipo valenciano. Ni quisisteis, ni supisteis e, incluso, ni os importaba. Ahora pagáis las consecuencias. La AVL está en sus manos, hasta los teóricamente vuestros, poseídos por el Síndrome de Estocolmo se han dedicado a vegetar, a contemporizar, «dame pan y llámame tonto», o «traidor» como los califica la mayor parte del pueblo valenciano que para el caso es lo mismo. Aunque traidores son todos los que traicionan a su pueblo, su historia, su lengua, su cultura. La AVL nos humilla constantemente.

Revolcón tras revolcón desde las catalanizadas universidades os hacen pagar caro vuestros errores, defecciones y debilidades. Recibimos humillaciones a diario de ellos y sus estatutos son una provocación constante. Sólo queda, ya, un camino y sabéis cual es, duro, pero ahora con el poder que os ha revalidado el pueblo valenciano lo podéis hacer. Suprimirla, derogar la ley. Su sola existencia es ya una humillación intolerable.

El papanatismo ridículo e intransigente que como la madrastra del cuento sólo se contempla en el espejo catalán, se habrá dado cuenta de los objetivos catalanes, del seny catalán, de las aspiraciones catalanas. De su avaricia, de su insolidaridad, de su egoísmo, de su inmoralidad. Zapatero y sus políticos catalanes han demostrado tener un miserable nivel ético, aunque mejor sería decir que al no saber lo que es la ética no la pueden practicar. Todo vale para conseguir sus fines. Su fin primordial es el poder.

El delegado del Gobierno ofende a todo el pueblo valenciano y se mofa de él cuando, con total desvergüenza hace mención a la Guerra del Agua y aconseja, de nuevo, como chiste malo de cretino, las desaladoras. El payaso en Les Corts le sigue la corriente y vuelve a la carga con lo de la guerra. ¿Para cuando pedir la dimisión de ambos, la declaración de persona «non grata» y su destierro a Cataluña condenados a trabajos forzados con el montaje de las tuberías del trasvase?. Sí, trasvase. Sufrimos la humillación constante, a diario, de estas gentes desnortadas.

Hay muchos traidores dentro de nuestras fronteras, Paco. En Cataluña no tendrían futuro, en el País Vasco estarían en el centro de los objetivos de ETA, aquí viven y medran. Es hora de responder con energía, con acciones, con dureza. Si es preciso pide la autodeterminación, después ya nos federaremos con Murcia, Almería, Castilla y Madrid. Envíalos a ...... donde brama la toñina por ejemplo. Basta de humillaciones, de desprecios, de injusticias. Si vas por ahí estaremos contigo, te seguiremos y hasta olvidaremos tan tibio pasado. Procura que lo del agua sea la última humillación, en caso contrario demostraremos que somos un pueblo sin futuro, sin vergüenza y sin dignidad.

Esto entonces, pero hoy la humillación no ha terminado. En respuesta a unas declaraciones prematuras e inocentes de nuestro Decano en Levante-EMV la «trama» se ha lanzado en tromba a jalearlas y la Acadèmia Valenciana de no-sé-que Llengua a perdonarnos la vida. Magnánimos ellos afirman que han aceptado palabras del léxico valenciano, incorporándolos a su diccionario, de acuerdo con una maniobra que comenzaron hace bastante tiempo y que calificamos como la «anexión por absorción», pero con la salvedad de su consideración de coloquiales y nunca en la escritura y en lenguaje culto. Lo mismo en cuanto a la gramática, siempre y cuando haya quórum entre las entidades antivalencianas, y como graciable decisión.

Son los amos de la Lengua Valenciana, mutada en catalana por la voluntad de unos individuos que, de acuerdo con sus argumentos, es por «derecho de conquista», el mismo argumento que esgrimió Fernando VII para suprimir los Fueros y sustituir la Lengua Valenciana por la castellana. La historia se repite y los valenciano seguimos tragando, hoy como entonces.

*Carta que en su época de presidente dirigimos al Sr. Camps hoy, su contenido, de plena actualidad

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine