27 de marzo de 2016
27.03.2016

Las negligencias, el eterno enemigo de los bosques

Más de 700 personas han sido movilizadas en las unidades de prevención y extinción

27.03.2016 | 00:36
Bomberos en un incendio en el camino de Lliria, en Sagunto.

Más de 700 personas, vinculadas a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Cambio Climático y a la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalitat Valenciana, se encuentran movilizadas para hacer frente al riesgo de incendios forestales, que pese al dispositivo preventivo, sigue lanzando «avisos» en forma de conatos cada vez más frecuentes.

Alcossebre, Agullent, Cullera, Gata de Gorgos y Godelleta son algunos de los «sustos» surgidos en las últimas horas aunque, probablemente, lo peor está por llegar, tanto por el efecto resecante acumulativo del poniente como por el incremento del número de personas en el monte.

Solo en las instalaciones controladas por la Generalitat, entre áreas de acampada y zonas recreativas podría haber ahora mismo unas 18.000 personas, que se elevan a 100.000 si se incluyen en el recuento las casas de campo particulares, generalmente sin uso durante la semana, según estimaciones realizadas hace unos años por la Generalitat Valenciana.

Esta presencia masiva de ciudadanos junto a la masa forestal es un factor de riesgo añadido a la extrema sequedad que todavía sufren los montes y al poniente que sopla desde hace unas horas en toda la Comunitat Valenciana.

Prevención
Las quemas agrícolas han quedado prohibidas hasta el próximo 4 de abril en terrenos forestales, en los colindantes o a una distancia de 500 metros. Sin embargo, siguen produciéndose incidentes, como constatan en el día a día las Unidades de Prevención y Vigilancia de la Conselleria de Medio Ambiente, que llevan el peso de la vigilancia en este apartado.

Muchas personas, generalmente mayores, a los que no llegan estos requerimientos, o agricultores de fin de semana dispuestos a quemar, «si o sí», son el prototipo del negligente. Cada vez más voces reclaman una prohibición total, tanto en verano„media que se ya se ha aplicado excepcionalmente en la Comunitat Valenciana„ como en Semana Santa y Pascua, sin distancias mínimas y sin distinción por niveles de alerta, para que nadie tenga excusas.

A ellos se suma estos días el «pascuero» o el «torrador de chulles», una especie letal para el bosque valenciano al que no siempre llega la normativa vigente estos días; o la ignora deliberadamente.

El uso del fuego está restringido a «lugares preparados y autorizados», en general paelleros situados en áreas recreativas y homologados (antichispas) por la propia Administración.

Jorge Suárez, jefe del servicio de Prevención de incendios en la Generalitat Valenciana, aseguró al respecto que la presión sobre las barbacoas y la regulación del uso y diseño de los paelleros públicos que gestiona la conselleria ha supuesto en los últimos años un descenso en el número de incendios con este origen, al que ha contribuido también las campañas de concienciación ciudadana.

Sin embargo, el problema se centra ahora mayoritariamente en el uso del fuego estacional y de ocio que se hace en el ámbito privado «Algunos incendios nos vienen de un vertido de ceniza, que puede provenir el interior de una segunda residencia que no controlamos», apunta.

Hay casos en los que la ceniza puede estar varios días dormida hasta que el aire la aviva, incluso fuera ya de este periodo festivo, cuando no hay en la casa gente para avisar y los refuerzos en prevención y extinción se han reducido, explican en la Agencia de Seguridad y Respuesta frente a las Emergencias de la Generalitat Valenciana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2017/18

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2016/17.


Enlaces recomendados: Premios Cine