13 de abril de 2016
13.04.2016
Conferencia

"La misión espacial Gaia cambiará la mayoría de preguntas y respuestas sobre la Vía Láctea"

El astrofísico Emilio J. Alfaro realiza en la Fundación Cañada Blanch "un paseo" sobre nuestra galaxia

13.04.2016 | 19:31
Proyección cilíndrica de la Vía Láctea realizada por el Observatorio Europeo Austral (ESO)

La Vía Láctea, como la mayoría de objetos con nombre propio en el Universo, no solo es un elemento astronómico sino que también se ha convertido en un arquetipo en la mayoría de las culturas. Sobre esa inmensa espiral que es nuestra galaxia, el astrofísico Emilio J. Alfaro realizó en la Fundación Cañada Blanch un recorrido por las distintas interpretaciones que el hombre ha dado a nuestro cosmos, explicando así su formación, evolución y estructura actual. Con su conferencia "Un paseo por la Vía Láctea", el investigador del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), abrió este miércoles el sexto ciclo "ConecTalks" de divulgación científica que dirige el catedrático de Astronomía y Astrofísica de la Universitat de València, Vicent Martínez.

Aún siguen vivas en la sociedad humana las preguntas que se plantearon los primeros seres humanos cuando desde la entrada de su cueva tuvieron que quedar sorprendidos y maravillados por el espectáculo que se les presentaba al mirar al cielo y observar la Vía Láctea. Se han dado respuestas a algunas de aquellos interrogantes, pero a otras aún no hemos sido capaces de hacerlo. Y, lo que es más importante, se han abordado esas respuestas de diferentes maneras, "porque la manera de atacar la respuesta también nos condiciona el tipo de pregunta que podemos hacer. Por ejemplo, ¿de qué está formada la Vía Láctea?", planteó Emilio J. Alfaro. "Está claro que dar una respuesta científica a esto requirió que tuviéramos una tecnología, el telescopio, que no se tenía en la Grecia clásica. Y por tanto, las respuestas que Aristóteles podía dar era una respuesta, si queremos racional, pero especulativa", afirmó el investigador del CSIC.

De las tablillas cuneiformes a las ondas gravitacionales
Es en el anterior sentido en el que Alfaro realizó un recorrido por la historia de las preguntas que se han planteado sobre la Vía Láctea desde diferentes aspectos, como los teocráticos o mitológicos, los racionales o los científicos. También mezcló la respuesta que incluso pueda dar el arte, "que es también una manera que tiene el ser humano de responder a sus interrogantes, porque –resaltó- aunque somos científicos y tendemos a darle mayor valor a lo que viene a través del método científico que a lo que proviene de otras formas de conocimiento, es evidente que el arte puede incluso servir de musa para el científico, dar respuestas muy curiosas e incluso anteponerse a las que puedan ofrecer los científicos".

Sobre la historia de la astronomía y su funcionamiento, se remontó a hace tres o cuatro mil años antes de Cristo, cuando las primeras tablillas cuneiformes en las que se manifestó la escritura del ser humano hablaban ya de observaciones astronómicas. "Cómo funcionan los cielos fue, por lo tanto, una de las primeras ciencias o uno de los primeros conocimientos que el hombre abarcó".

El único sistema óptico y detector del ser humano fue siempre el ojo, hasta que en 1610 se apuntó el telescopio a los cielos, aunque no fue hasta mediados del siglo XIX cuando se dispuso de un detector nuevo, la placa fotográfica. Pese a que hasta el XVII no se podía cambiar el sistema óptico y tampoco el detector hasta el XIX, la revolución tecnológica iniciada a finales del XIX nos ha llevado también a una revolución en el conocimiento del Universo y hemos podido preguntarnos cómo se formó la galaxia. Y ya en el siglo XXI, "aunque aún estamos en discusión sobre estos resultados, parece ser que tenemos otra manera de abordar el conocimiento del Universo no solo a través de la luz, sino también a través de las ondas gravitacionales, es decir, a través de la propia estructura del espacio-tiempo", destacó el astrofísico.

Hubble cambió la visión del Universo
Emilio J. Alfaro resaltó que el Universo, por sí mismo, era nuestra galaxia hasta que Hubble publicó en 1923 su artículo sobre la recesión de las galaxias. "Es la primera vez que se demuestra –indicó- que existen otros universos-islas y que, por tanto, nuestra galaxia no es el Universo, sino que existen, por decirlo así, otros mundos paralelos que son las otras galaxias". Antes del estudio de Hubble nunca se había planteado el origen de la Vía Láctea desde el punto de vista científico, aunque sí desde el teocrático, mitológico, e incluso filosófico: "En todas las religiones existe una cosmogonía de la fundación del mundo, pero eso no tenía nada que ver con la realidad que estábamos observando. Hasta el primer cuarto del siglo XX no pudimos empezar a formular de forma científica cuál era el origen de nuestra galaxia", añadió.

"El Universo es un lugar, como yo suelo decir, para no vivir en él, porque a uno le explican cómo son sus propiedades y dice yo allí no voy", afirmó con ironía el astrofísico al abordar el modelo de las piezas fundamentales en materia visible que forman el Universo. "Es un lugar extremadamente vacío. El medio interestelar tiene una densidad muy inferior al mejor vacío que podamos hacer en la Tierra y ese es el sitio en donde se forman las estrellas, pero en realidad entre estrella y estrella y entre galaxia y galaxia hay espacios infinitos", resaltó. "El Universo es también un lugar frío, ya que el medio intergaláctico está a una media cercana a los 3 kelvin, que equivalen a -267 grados centígrados. Es también un lugar oscuro desde el que encima ves algo así como un horizonte de luces que te pueden generar la añoranza de que las cosas buenas están en otro sitio y no donde uno se encuentra".

La misión espacial Gaia y la "ecografía" de la galaxia
Para concluir, Emilio J. Alfaro se refirió a la misión espacial europea "Gaia" que se lanzó en 2013 y de la que se espera que en noviembre proporcione sus primeros resultados. "Gaia" permanecerá cinco años en el espacio y dará a conocer con precisión la medida de la posición y los movimientos de mil millones de estrellas de nuestra galaxia. Serán muchos datos, aunque representarán tan solo el uno por ciento de las estrellas de la Vía Láctea, ya que se calcula que nuestra galaxia alberga entre cien mil y doscientos mil millones.

"Esta será –aseguró Alfaro- la mejor "ecografía" que vamos a tener de nuestra galaxia, y puede que cambien muchas de las preguntas que ahora nos hacemos porque se nos modifiquen también las respuestas". Estamos a las puertas de un nuevo esquema de nuestra galaxia, porque vamos a disponer de tal cantidad de datos como para asentar el estudio futuro de nuestra propia galaxia", concluyó el astrofísico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine