22 de mayo de 2016
22.05.2016
Esplendor de finales del siglo XIX

El modernismo valenciano se pasea por Carcaixent

La ciudad, que presume de ser cuna del cultivo de la naranja, puede recorrerse a través de diferente rutas que muestran la interesante arquitectura modernista desarrollada entre finales del siglo XIX y el primer tercio del XX

22.05.2016 | 01:21
La Catedral de la Taronja.

La localidad de la Ribera Alta cuenta con uno de los patrimonios urbanos más importantes del territorio valenciano. La pujanza del cultivo de naranja permitió un desarrollo poblacional que edificó auténticas joyas en las calles carcagentinas. El ayuntamiento ha organizado una Ruta Modernista que permitirá conocer símbolos de la arquitectura como el Magatzem de Ribera o la zona del Passeig.

En el imaginario contemporáneo, la valencianía cuenta con dos pilares ineludibles en l'Albufera y los naranjos, ambos con importante protagonismo en la Ribera. El conocido como «Bressol de la taronja» será, entonces, una de las capitales patrias. Carcaixent tuvo la primera explotación comercial de cítricos en 1781. Ese experimento ilustrado «electrizó» „palabras del botánico Cavanilles„ la población, que se lanzó a la expansión del nuevo cultivo, primero de manera tímida, para explotar hacia 1864 de mano de la revolución industrial. Las innovaciones técnicas, la aparición de una burguesía europea que reclamaba fruta fresca y la vocación comercial de la agricultura ribereña convirtieron el cultivo de naranjas en un negocio lucrativo que atrajo inversores y trabajadores a Carcaixent.

Ese esplendor cuenta con un cenit en el primer tercio del siglo XX, con la expansión agrícola y urbanística y la dinamización social y cultural. Delante de la estación de tren está el Magatzem de Ribera (1903), conocido como la Catedral de la Taronja. Un edificio eclecticista con rasgos modernistas que por si solo justifica una visita a Carcaixent. La combinación de materiales, el cuidado trabajo de la forja y madera, la utilización de columnas de fundición o la racionalización del espacio lo convierten en una obra paradigmática de la época. Por las calles de la Missa o Sant Llorenç se hallan las casas de las principales familias locales que, enriquecidas por la naranja, reformaron sus viviendas con el gusto del momento. En la Plaça Major destaca la Parròquia de l´Assumpció, el ayuntamiento y el Palau de la Marquesa de Montortal, con una cocina del siglo XVIII única por sus características y conservación.

Se puede continuar después o por la calle Marquesa de Montortal para seguir admirando las grandes casas cargadas de detalles, o por la calle Santíssim para adentrarse en el casco viejo. Por la calle Julià Ribera se cruzará el ensanche modernista y se halla la Casa de la Reial Séquia (1927), el Casino Musical o la Casa de Ribera. El Passeig (1907) es un espacio plenamente burgués con una estructura urbana agradable y bien pensada, peatonal «avant la lettre», que invita a cogerse la vida con calma. El paseo está vinculado con el Parc Navarro Daràs (1932), quizá la última obra modernista valenciana. Diseñado por Francisco Mora, arquitecto que en 1916 había firmado el Mercado de Colón en Valencia. Carcaixent ofrece tanto que no cabe en estas líneas: L´Hort de Carreres, el Mercat (1933), las calles Sant Roc o Sants, el antiguo hospital, la ermita de Santa Anna, el Asilo, els barrio de jornaleros de les Barraques.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2017/18

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2016/17.


Enlaces recomendados: Premios Cine