26 de agosto de 2016
26.08.2016
Medio Ambiente

Cinco comarcas sufren cortes y restricciones de agua por la sequía

La falta de lluvias y la sobreexplotación dejan los acuíferos de la Hoya de Buñol, Requena-Utiel, la Ribera Alta, la Safor y la Vall d´Albaida bajo mínimos

26.08.2016 | 00:53
El embalse de Bellús, en la Vall d´Albaida, prácticamente seco, anteayer.

­La Diputación de Valencia ha alertado de «graves problemas hídricos» en las comarcas de la Hoya de Buñol, Requena-Utiel, la Ribera Alta, la Safor y la Vall d´Albaida que han provocado numerosos cortes y restricciones de agua tanto para el regadío como para el consumo de sus habitantes.

Fuentes de la administración provincial explicaron a Levante-EMV que la escasez de lluvias es la causa principal de esta situación, pero que el factor humano también juega un papel decisivo. Así, evidenciaron un aumento del consumo de agua provocado por el incremento estival de la población en estas comarcas que, unido al uso de los acuíferos para la agricultura de regadío, ha dejado a los mismos en un estado de sobreexplotación.

Además, el estado de los embalses del Júcar y el Turia es del 31,26 % y el 26,65 %, respectivamente, de su capacidad, según datos de la Confederación Hidrográfica del Júcar, lo que acentúa la gravedad de la sequía que afecta este año a buena parte de la Comunitat Valenciana.

Para paliar la falta de agua, además del habitual recurso de los camiones cuba, los municipios afectados han tomado durante todo el verano distintas medidas. Así, han aplicado restricciones al consumo de agua y, en algunos casos, hasta han planteado instalar limitadores en los contadores de agua de las viviendas. Es el caso de Caudete de las Fuentes, que tomó esta decisión mediante una resolución de alcaldía, después de haber prohibido anteriormente usar el agua de la red pública para regar jardines, llenar piscinas privadas o lavar vehículos.

Precisamente en Caudete, según fuentes de la diputación, prevén que en 2016 se vayan a necesitar 1.100 cubas, lo que supone un coste de alrededor de 200.000 euros. De hecho, sólo hasta el mes de julio ya se necesitaron 353, que ya superan las 329 cubas que se necesitaron durante todo el año 2015.

Nitratos y plaguicidas
El problema de la falta de agua no sólo es de cantidad, sino también de calidad. Por ejemplo, en algunos puntos de la Safor y la Ribera Alta, el descenso del nivel freático de los acuíferos ha provocado que los niveles de nitratos y plaguicidas en el líquido sean mayores, hasta el punto de que en algunos municipios se haya desaconsejado su consumo.

En la Mancomunitat del Marquesat, el precio del servicio de agua podría subir de los 0,11 euros por metro cúbico actuales a 0,37 euros por metro cúbico porque los municipios de Catadau, Llombai y Alfarp tuvieron que comprar agua del pozo privado de l´Heredat para poder abastecer a sus vecinos, ya que el pozo que abastecía al Marquesat se secó, justo en la época de mayor demanda. Es más, tal como publicaba ayer este diario, en Llombai la sequía ha provocado restricciones del 50 % en el agua de riego, y los agricultores estuvieron dos días consecutivos durante el pasado fin de semana sin regar los campos.

El estado del río Albaida también es crítico. La drástica reducción de las aportaciones procedentes del embalse de Bellús han dejado prácticamente secos dos kilómetros del lecho fluvial en su último tramo, lo que además ha provocado la muerte de cientos de peces.

Por otra parte, los vecinos de otras poblaciones como Requena, Turís, Godelleta, Chiva o Sot de Chera, además de más de 2,400 vecinos de urbanizaciones de Torrent, ya han sufrido cortes de agua y restricciones de uso con el fin de racionar la poca agua que les queda en lo que resta de verano.

Poblaciones que pierden el 50 % del agua de sus redes
Para solucionar estos problemas de falta de agua, Egevasa, encargada del abastecimiento en 63 municipios de la provincia, ha recomendado mancomunar servicios, ya que, según fuentes de la diputación, «hay poblaciones con sus redes de abastecimiento por debajo del 50 % de eficiencia», donde el mal estado del alcantarillado provoca fugas de agua.

En ese sentido, la diputación invirtió este año 5,7 millones de euros del Plan de Inversión Financiera Sostenible (PIFS) para realizar 106 proyectos relacionados con la mejora del ciclo integral del agua en 78 municipios diferentes. En Alborache, por ejemplo, estos trabajos consiguieron un ahorro de agua del 42 % arreglando problemas de fugas en su red hidráulica.

La institución prevé seguir destinando financiación para mejorar las redes de abastecimiento el año que viene, reservando una parte de los 12 millones de euros del segundo PIFS.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine