08 de septiembre de 2016
08.09.2016
CATÁSTROFE EN LA MARINA

El Seprona cree que una colilla originó el incendio y el viento causó los tres focos

La Guardia Civil identifica al hombre grabado por un vecino y descarta su participación en los hechos

08.09.2016 | 02:18
El Seprona cree que una colilla originó el incendio y el viento causó los tres focos
La tragedia de Xàbia, a vista de pájaro. Fotos: David Revenga

Los incendios, como las novelas de Agatha Christie, dejan muchas pistas falsas. La Guardia Civil, en una reunión de investigación mantenida sobre el incendio que ha arrasado en Xàbia y el Poble Nou de Benitatxell 820 hectáreas, ha descartado que el hombre que aparecía en un vídeo grabado por un vecino del Arenal de Xàbia, donde se desató el domingo el cuarto foco del terrible incendio, hubiera participado en los hechos.

Las fotografías y el vídeo, tomados por un residente desde un quinto piso tal como adelantó ayer en exclusiva Levante-EMV, eran el martes la vía de investigación más fiable. Pero los agentes identificaron ayer al sospechoso y, tras tomarle declaración, dejó de serlo.

Es otra pista que no resuelve el misterio de un incendio que obligó a desalojar a 1.400 vecinos, sumió a Xàbia y al Poble Nou de Benitatxell en el caos y ha causado daños en un centenar de casas (algunas han quedado destruidas e inhabitables).

La investigación, de hecho, ha dado ahora un giro copernicano. El pirómano que provocó la tormenta perfecta, que aprovechó un abrasador día de poniente para poner en jaque a todos y devastar la Granadella, empieza a adquirir contornos de fantasma.

De hecho, la principal vía de investigación ya no apunta al incendiario, sino a la negligencia. El Seprona, tras analizar el primer foco del incendio, el del mirador de la Cumbre del Sol, en Benitatxell, cree que una colilla pudo originar un desastre fortuito que imitó la manera de actuar de un pirómano.

Ya el domingo, a las 16.00 horas, cuando se declaró este fuego, todo hacía sospechar que un turista, acodado en el mirador, habría arrojado por la barandilla un cigarro que provocó las llamas. De hecho, este diario ya apuntó ese mismo día esa hipótesis, alimentada por el hecho de que dos coches abandonaran el mirador minutos antes del incendio. Los investigadores han vuelto ahora a esa teoría, aunque siguen sin descartar por completo que hubiera intencionalidad en ese primer fuego.

La posterior sucesión de incendios hizo que se diera por hecho que un pirómano quería reducir a cenizas la Granadella y las urbanizaciones de Xàbia y Benitatxell. El segundo y el tercer foco, situados a unos 150 metros del perímetro del primer incendio, en la ladera de la Granadella que linda con las urbanizaciones de Villes del Vent y Cansalades Park (las primeras desalojadas), se declararon cuando los medios aéreos ya se habían retirado.

El viento diseminó las pavesas

El Seprona, después de analizar la dirección de viento y lo reseca que está aquí la vegetación, así como la elevada temperatura de la tarde del domingo, ve factible que las pavesas del primer incendio volaran a muchos metros de distancia. A partir de ahí, el siniestro se volvió incontenible. Las llamas devoraron la pinada de esta cara de la Granadella y se metieron en las urbanizaciones. Allí se comportaron de forma caprichosa. El fuego no avanzó en un frente único, sino que se fue disgregando. Prendía en parcelas abandonadas, pasaba por encima de algunos chalés, en otros destrozaba setos, jardines y coches (unos diez han ardido) y otros los calcinó incluso por dentro. Las llamas saltaron desde el Camí Vell de la Granadella, situado en la parte alta de la urbanización del Tossalet, a un montículo que queda a unos 300 metros. La hondonada de en medio, repleta de chalés, se salvó.

Poco después de las 20.00 horas, cuando las fuerzas de extinción ya estaban desbordadas, se desató otro incendio en el Saladar, junto a la playa del Arenal. Está a ocho kilómetros largos del primer foco. Ya nadie dudaba de que el pirómano quería causar el mayor daño posible. Pero el Seprona y los investigadores de la Conselleria de Medio Ambiente advierten de que el fuego, empujado por el viento, avanzó muy rápido de oeste a este y el Saladar está al final de esa trayectoria y a unos 300 metros del Tossalet. Las pavesas volaron impulsadas por el viento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine