18 de noviembre de 2016

"Parecemos esquimales con gorros, batines y mantas. Les da igual que muramos de frío"

Dos familias golpeadas por la pobreza energética, sin aparatos de calor en casa, relatan sus penurias - María José ha colgado un anuncio en el que pide un calentador eléctrico para tener ducha caliente

18.11.2016 | 11:42
"Parecemos esquimales con gorros, batines y mantas. Les da igual que muramos de frío"

Se llama Luz pero la rodea la oscuridad y el frío. En su casa no hay calefacción. «Nos abrigamos y parecemos esquimales. Nos ponemos dos o tres chaquetas. Nos tapamos con mantas. A veces vamos con batín. Llevamos doble o triple calcetín. Nos ponemos gorros. Guantes no, porque el pequeño se muerde las uñas. Pero aun así hace muchísimo frío», dice.

El pequeño tiene 17 años y una grave discapacidad del 69 % que ha empeorado. Su otro hijo tiene 23 y estudia en la Universidad. Ella, peruana de 51 años que llegó a la España rica de 2007, cobra 451 euros al mes como trabajadora de ayuda domiciliaria.

La palabra pobreza energética, de tan ampulosa como es, se le queda estrecha a su precaria situación. Con un detalle basta: dos litros de zumo los convierte en tres mezclándolos con agua. Si eso hace con el zumo, si dice que la sacarina cunde más que el azúcar o recuerda la vez que pilló diez kilos de patatas por un euro y se los trajo como pudo en el autobús, con la electricidad solo hay que imaginarse lo que hará.

Ninguna estufa («gasta muchísimo y no podría pagarlo»). Ningún radiador, ningún brasero. Ni soñar con una calefacción con mando. Nada de luz en el salón porque con la que llega blanca de la cocina se apañan. La tele la encendían lo justo; ahora está averiada. Solo con esa dieta eléctrica, pura anorexia de supervivencia, se entiende que sus facturas de luz sean de 26 o 28 euros. Rara es la vez que superan los 30 euros en el recibo. Es Cáritas la que le asiste muchas ocasiones en esos pagos, así como en la comida. «Y así estamos, joven», dice cada poco mientras va desgranando su situación. Da las gracias de que al menos su hijo discapacitado vaya a un centro especial sin coste para ella. Su otro hijo, que estudia Económicas, aprovecha para estudiar hasta que se va el sol. A veces pone una vela para no gastar luz si le queda trabajo tras el atardecer y está en casa. Si no anda por ahí buscando internet gratuito.

Esta noche, como tantas noches, quizá Luz se meta en la cama con una botella de agua muy caliente dentro de un calentador de tela. Para mitigar el helor de las sábanas. «Al piso no le entra el sol y hace mucho aire. Y así estamos», dice.

Ollas en la ducha
El anuncio por internet que ha escrito María José Callejo es crudo. «Necesito calentador de agua a luz, aunque sea mini, pequeño. No tengo dinero para comprarme uno y me baño con agua fría siendo invierno. Lo estoy pasando mal yo y mi madre de 64 años. Por favor, ayuda, mil gracias a todos los que me lean por lo menos. Me da igual el tamaño, de corazón, pero necesito agua caliente o caeremos enfermas».

Ninguna de las dos tiene trabajo. Han dejado una habitación que tenían en un piso compartido y acaban de llegar al piso de una conocida que les ha dejado el alquiler barato. Tiene luz, sí. Pero ningún aparato que funcione en condiciones para calentar la vivienda. Madre e hija van por casa con batines, mantas y zapatillas gruesas. «Tengo las manos heladas, que no puedo ni moverlas, y la nariz roja por el frío. Pero no tener estufa no me importa. Yo lo único que pido por favor es un calentador eléctrico de agua para podernos duchar con agua caliente», dice.

Ahora mismo se apañan calentando una olla con agua cada vez que quieren ducharse. Es la primera vez que se ve obligada a ducharse sin agua caliente. Dice que hace mucho frío «Mientras te vas duchando el agua se ha quedado tibia y tú sales congelada del baño», relata.

María José, de 24 años, está harta de no encontrar trabajo. Apenas tres meses ha trabajado limpiando y no le sale nada. Siempre le piden una experiencia que no tiene. Ojalá pudiera ser peluquera. Ella no se conforma con el «y así estamos». Antes de que le pregunten saca a colación la muerte de la anciana de Reus en un incendio doméstico ocasionado por una vela tras haberle sido cortada la luz. Es muy crítica con la situación política. «Es una vergüenza de país en el que a los que mandan les da igual que nos muramos de frío. Y si caemos enfermas, a ver cómo pagamos los medicamentos», suelta. «Solo pido agua caliente», vuelve a repetir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Comunitat Valenciana


Vista del puerto comercial de Sagunt.
El fuerte viento obliga a cerrar el puerto comercial de Sagunt

El fuerte viento obliga a cerrar el puerto comercial de Sagunt

El temporal mantiene la alerta naranja por fuertes lluvias en el litoral sur de la provincia de...

Una parroquia de Altea emite las misas en directo por internet

Una parroquia de Altea emite las misas en directo por internet

Nuestra Señora del Consuelo estrena un canal propio en Youtube para transmitir las ceremonias de...

´Soundcool´, una revolución valenciana

´Soundcool´, una revolución valenciana

La herramienta informática de creación colaborativa de música en directo a través de dispositivos...

Divalterra pagó 64.363 € por asesorar en tres causas relacionadas con Taula

Divalterra pagó 64.363 € por asesorar en tres causas relacionadas con Taula

Un informe del auditor RSM para la empresa de la Diputación de Valencia concluye que se cumplió...


Jamie Oliver: ´Créanme o no, pero... la paella sabe mejor con chorizo´

Jamie Oliver: ´Créanme o no, pero... la paella sabe mejor con chorizo´

El cocinero británico muestra en la BBC su asombro porque su arroz fue «tendencia durante semanas»...

Profanan varias tumbas y dejan varios ataúdes al descubierto en Llíria

Profanan varias tumbas y dejan varios ataúdes al descubierto en Llíria

Una vecina descubre los desperfectos en la parte nueva del cementerio, que estuvo cerrado dos horas

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine