14 de junio de 2017
14.06.2017

Los ciclistas exigen controles en el tramo de la N-332 de Oliva de las cuatro muertes

Trescientos aficionados a la bici acompañan el féretro del joven de Senija arrollado por un conductor drogado

14.06.2017 | 10:57
Vídeo: Atlas
Los ciclistas exigen controles en el tramo de la N-332 de Oliva de las cuatro muertes
Los ciclistas del club de Benissa, al que pertenecía Alejandro Jaén, aplauden al entrar el féretro en la iglesia de Senija.

La serpiente multicolor está de luto. Unos trescientos ciclistas de los clubes de la Marina Alta acompañaron ayer el féretro de Alejandro Jaén Ginestar, el joven de 32 años de Senija que murió el domingo arrollado en la N-332 en Oliva por el coche que conducía un chaval de 25 años que dio positivo en cocaína, marihuana y anfetaminas. El pelotón rodó tras el coche fúnebre desde el tanatorio de Benissa a la iglesia de Senija. Fueron dos kilómetros de dolor y silencio. Ya es la tercera vez que los ciclistas pedalean para rendir homenaje a compañeros de la Marina Alta que se han dejado la vida en ese mismo tramo de carretera. Un acto idéntico se vivió en los funerales de los corredores de Xàbia Eduardo Monfort Gasent y José Antonio Albi, ambos de 28 años. Mientras, a Luis Alberto Contreras, de 53 años, el tercer ciclista de Xàbia que murió cuando una conductora ebria y drogada los arrolló (otros dos compañeros siguen hospitalizados), los deportistas le hicieron un pasillo de bicicletas a la entrada del cementerio.

«Lo que ha ocurrido no son accidentes, ni casualidades», indicó a este diario un ciclista del club de Pedreguer. Andreu, que pertenece al TriLlebeig de Xàbia (de este club también eran los tres xabiencs fallecidos), calificó de «incomprensible» que los domingos por la mañana, cuando se sabe que los conductores que vienen de fiesta circulan por este tramo de Oliva de la N-332, no se hagan allí controles policiales. «Hay guardias civiles que son de nuestro club y tampoco se lo explican», afirmó.

La recta donde han ocurrido los dos atropellos con cuatro muertos y dos heridos graves tiene un amplio arcén y bastante visibilidad. Pero en poco más de un mes se ha convertido en el punto más negro para los ciclistas. Incluso Alejandro Jaén la esquivaba.

«Sí, salimos el club ciclista de Benissa el 24 de mayo y vino él. Fuimos a Cullera y evitamos ese tramo porque había ocurrido el atropello de los ciclistas de Xàbia», explicó ayer Moisés, del club benissenc. «Vicente, el padre de Alejandro, no se merece esto. Ha dedicado su vida al ciclismo, a entrenar a los niños. Lo que le ha pasado es muy injusto», indicó también Moisés.

Alejandro estaba casado con Esther Ivars y tenía un hijo de cuatro años. Su viuda, al salir del tanatorio, dio las gracias a los ciclistas que acudieron a rendir homenaje a este apasionado de la biclicleta. Los corredores aplaudieron la entereza de la joven. Al funeral, oficiado en la iglesia de Senija, acudieron más de mil personas. El ciclismo y la Marina Alta están otra vez de luto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2018

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2017/18.


Enlaces recomendados: Premios Cine