18 de septiembre de 2017
18.09.2017
Encuentro

"El militarismo ha renacido pero se esconde como una necesidad social"

Insumisos históricos valencianos se reúnen en Llíria para reivindicar la "lucha pacifista" en el s. XXI

18.09.2017 | 08:44
El colectivo de pacifistas e insumisos históricos que se ha reunido este fin de semana en Llíria.

Muchos de ellos encontraron el primer refugio para su lucha clandestina en pequeños locales que les cedía algún cura más rojo que azul, y este fin de semana se han vuelto a reunir en un edificio gestionado por religiosos para recordar y recuperar aquella lucha. «Ojo, que a mí me quisieron excomulgar en la cárcel de Jaén», advierte enseguida Pep Beunza para que no haya malentendidos.

Beunza es el primer objetor de conciencia político de España (ante los hubo religiosos, los testigos de Jehová que se negaban a hacer el servicio militar) y junto a otros veinte «insumisos históricos» valencianos -algunos de los cuales pasaron por la cárcel- han celebrado unas jornadas de reencuentro y reivindicación en el albergue de La Salle en Llíria.

«Algunos hacía mucho que no nos veíamos, pero no hemos venido a contar batallitas (sería paradójico en unos pacifistas) sino a recuperar nuestra historia, nuestra memoria y ver si aún somos capaces de realizar acciones de cara al futuro», explica Francesc García, activista del antimilitarismo desde los primeros 80.

Varios de los asistentes al encuentro del pasado sábado y domingo en Llíria -Jordi Agulló, Rafa Rodrigo, Pasqual Pastor, Josep Antoni Tomás, Quico Cremades, Eduard Hervas, Tomás Pérez, Jesús Alonso o Carmen Rubio (esta última de los grupos de apoyo a los insumisos)- fueron objetores en pleno franquismo y en la transición, y otros continuaron esta lucha pacifista en las décadas posteriores hasta la desaparición de la mili en 2001. Fue el caso de otro de los participantes, Óscar Cervera, el último insumiso que estuvo en la cárcel hasta la desparición del servicio.

Pese a que la mili parece ya algo muy lejano (intenten explicársela a su hija de cinco años) estos históricos objetores creen que el pacifismo vuelve a ser más necesario que nunca. «El militarismo ha renacido y es más difícil de combatir porque se esconde como una necesidad social, como una especie de ONG. Por eso denunciamos la opacidad con la que actúan los gobiernos, incrementando los presupuestos para armas, favoreciendo su tráfico y alimentando el terrorismo».

Y es que, otra de las conclusiones de esta jornada, es que el terrorismo que recientemente ha atacado ciudades como París, Londres o Barcelona no se puede combatir con acciones militares, «porque los ejércitos no sirven para combatir terroristas, sino para hacerlos más fuertes». «El terrorismo solo se puede combatir desde la justicia social», añaden.

Reunirse después de tantos años también ha servido de autoreivindicación, para constatar que su lucha, su enfrentamiento a algo que «era como comer, dormir o casarse, algo que se tenía que hacer sí o sí», sirvió para algo. «Enfrentarse al servicio militar en la oscuridad del franquismo fue algo bestial. Pero al final demostramos que las utopías se pueden conseguir», resaltan.

Beunza ve, por ejemplo, un paralelismo entre esa «desobediencia civil» que él y sus compañeros desarrollaron en la España de los 70, con la que ahora se plantea en la Cataluña independentista. Y también creen que los movimientos del 15-M asumieron en cierta manera aquel espíritu. Sin embargo, constatan que, salvo puntuales movilizaciones y concentraciones, el pacifismo «ha perdido la calle».

Por ello, las jornadas de este fin de semana en Llíria han convencido a estos venerables insumisos que su lucha debe continuar. «Estamos preparando una campaña para pedir que el Ejército no acuda a Expojove porque hace una pedagogía contraria a la cultura de la paz, y para colaborar con los colegios para que dejen de hacer visitas a estamentos militares. También vamos a trabajar en reforzar la campaña de objeción fiscal para que nuestros impuestos no vayan a gasto militar y exigir que se destine a fines sociales», proponen.

En definitiva, que estos 21 insumisos serán históricos y seguirán reuniéndose en lugares parecidos a los de hace 40 años. Pero, para ellos, la lucha sigue. «Y es que, como nos durmamos, la mili habrá vuelto y no nos habremos dado cuenta», advierte Pep Beunza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2017/18

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2017/18

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2017 y 2018, así como el calendario escolar para el curso 2016/17.


Comunitat Valenciana


Las tormentas eléctricas cruzan la C. Valenciana

Algunas localidades alcanzan los 26 litros por metro cuadrado en sólo cuatro horas

Alerta amarilla en Valencia por fuertes lluvias y tormentas

Alerta amarilla en Valencia por fuertes lluvias y tormentas

La Aemet advierte que pueden caer precipitaciones de hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora

La mortalidad por cáncer de mama baja un 18 % desde 2000 en la Comunitat

La mortalidad por cáncer de mama baja un 18 % desde 2000 en la Comunitat

Un diagnóstico precoz es fundamental para elevar la tasa de supervivencia de esta patología

El cambio climático retrasa la vacunación contra la gripe

El cambio climático retrasa la vacunación contra la gripe

Sanidad abre este lunes 23 de octubre la campaña para la que ha adquirido 750.000 unidades

â??
Nuria Oliver: "En las carreras técnicas, hay una gran falta de diversidad de género"

Nuria Oliver: "En las carreras técnicas, hay una gran falta de diversidad de género"

"Llevo varios años pidiendo la inclusión de la asignatura de pensamiento computacional en la...

La duplicidad de sistemas bloquea las visitas de médicos a la cárcel de Picassent

La duplicidad de sistemas bloquea las visitas de médicos a la cárcel de Picassent

El Hospital General había propuesto aumentar el número de especialistas que se desplazan a prisión...

Enlaces recomendados: Premios Cine