Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El cierre de Divalterra contribuye a adelgazar la Diputación"

La vicepresidenta Maria Josep Amigó destaca que ya pidió disolver la empresa pública en 2018

La vicepresidenta de la diputación, Maria Josep Amigó, junto al presidente de la corporación, Toni Gaspar. Germán Caballero

Las derrotas son huérfanas y las victorias tienen numerosos padres y madres y el cierre de Divalterra, ejecutado en plena crisis de Mónica Oltra, es una bandera con dimensiones que agitar entre los dos socios del gobierno de la Diputación de Valencia. Si el martes en el pleno provincial fue el presidente de la corporación, Toni Gaspar, el que dio el discurso de entierro de la empresa pública, este jueves ha sido la vicepresidenta de la diputación, de Compromís, Maria Josep Amigó, la que ha aplaudido y se ha felicitado por la acción.

"Lo que yo misma anuncié explícitamente en julio de 2018, el cierre ordenado de la empresa pública Divalterra, es por fin una realidad", explica Amigó arrogándose la toma de decisión tres años antes de que Gaspar oficializara el inicio del proceso en marzo de 2021. Así, insiste en que la liquidación de la compañía pública, vinculada a varios casos de corrupción durante el PP que obligaron en un primer lugar a cambiarle el nombre de Imelsa a Divalterra, "era un objetivo de la coalición desde que asumió el gobierno de la diputación en 2015".

En este sentido, aplaude que a pesar de las "innombrables cuestiones jurídicas que hemos tenido que ir solventando, el proceso ha finalizado de una manera satisfactoria", se haya conseguido "poner fin a una empresa pública que arrastraba la herencia nefasta de veinte años de gestión del PP". "Además que se contribuye a ir adelgazando las estructuras que dependen de la diputación", añade Amigó que no esconde uno de los puntos señalados por Compromís: eliminar las diputaciones o, como mínimo, vaciarlas al máximo de contenidos.

En los puntos que destaca en su gestión, Amigó señala que ha sido "desde el Consorcio Provincial de Bomberos que yo presido" desde el que se ha "asumido el reto enorme de absorber las labores y una parte muy importante" de los trabajadores que estaban en las Brigadas Forestales de Divalterra. Ahora, el consorcio se encarga de las funciones que llevaba Divalterra sobre la prevención y combate de incendios forestales.

Asimismo, la vicepresidenta sentencia que Divalterra representaba "un lastre del que por fin nos hemos podido deshacer" y que ese adelgazamiento de estructuras que dependen de la diputación se hacen "sin dejar de prestar ningún servicio esencial en los municipios gracias a la absorción de las brigadas por parte del Consorcio de Bomberos".

Compartir el artículo

stats