08 de octubre de 2017
08.10.2017

La arqueología del vino de Requena opta a Patrimonio Mundial de la Unesco

La candidatura interpreta con restos históricos la función del vino como catalizador de la civilización Íbera

08.10.2017 | 04:15
La arqueología del vino de Requena opta a Patrimonio Mundial de la Unesco

La Direcció General de Cultura i Patrimoni de la Generalitat Valenciana ha defendido en el Consejo del Patrimonio Histórico Español incorporar la candidatura «El vino en Iberia» a la lista indicativa de patrimonio mundial de la Unesco. Se trata de una propuesta conjunta de la Comunitat Valenciana, Andalucía, Murcia y Aragón, que busca el reconocimiento de unos bienes que atestiguan la importancia que tuvo el vino en la formación de la cultura íbera, mediante los restos arqueológicos conservados de la cultura fenicia e ibérica vinculada a la elaboración del vino y su impacto en las poblaciones locales.

La aprobación por el Consejo del Patrimonio Histórico Español de la propuesta a lista indicativa abre el camino para que «El vino en Iberia» se convierta en patrimonio de la humanidad, para lo cual será necesaria la elaboración de un proyecto que pueda ser avalado por la Unesco. Detrás del título «El vino en Iberia» se encuentra el que los técnicos denominan un «bien en serie», puesto que su valor reside en el conjunto que forman. En este caso, hablamos de un patrimonio que está formado por los lagares rupestres de Requena, los pecios de Mazarrón y San Javier (en Murcia) y el castillo de Doña Blanca, en Puerto de Santa María.

Su excepcionalidad reside en el hecho que el conjunto permite interpretar como surgió una de las grandes culturas del Mediterráneo: la ibérica. Una civilización que se creó gracias a la relación establecida entre los indígenas que habitaban la península y los fenicios llegados desde el Mediterráneo oriental, y entre los cuales el vino funcionó como un catalizador capaz de impregnar toda la cultura del momento, desde la religión y el comercio hasta las relaciones sociales, el comercio y la producción agrícola.
En la Comunitat Valenciana son los yacimientos iberos encontrados en el territorio de Utiel-Requena los que acreditan la elaboración de vino con finalidades comerciales desde hace más de 2.700 años.

La Generalitat viene dando apoyo a la asociación Territorio Bobal, que ha liderado el proyecto desde su constitución en 2011.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook