11 de agosto de 2015
11.08.2015

holocausto animal (II)

11.08.2015 | 00:13

uién no ha escuchado nunca aquello de que el hombre come carne para estar fuerte como un toro? Pues se olvida que el toro sólo come hierba. El hombre en sus orígenes era vegetariano. Sólo comía carne en períodos de extrema crisis. Cuando dije en el anterior artículo que nuestra anatomía no es carnívora es porque los herbívoros no tienen dientes afilados y puntiagudos , así como nosotros. Pero los carnívoros sí. Nosotros, herbívoros, sudamos por los poros; los carnívoros regulan su temperatura corporal por la lengua. Los herbívoros no tienen garras como los carnívoros: estos tienen intestino mucho más corto que los herbívoros, para facilitar la salida de la carne, que se descompone rápido. No procesamos la proteína animal correctamente y cuando el animal entra en nuestro cuerpo acapara el ácido instantáneamente. Y para controlar la acidez el cuerpo retira fosfato y calcio de los huesos, utilizando el fosfato para neutralizar esa acidez mientras el calcio lo elimina por la orina. Todos los estudios muestran que las sociedades que consumen mayor cantidad de productos de origen animal tiene los peores índices de osteoporosis, fracturas óseas y cáncer. Podemos obtener todos los nutrientes necesarios con una dieta vegetariana o vegana desde la gestación y nacimiento de un bebé. Piénsatelo, si no hubiera hormigas, así de especiales son, todo el ecosistema colapsaría. También se sucede con las abejas. Si ellas desaparecieran, todo se vendría abajo. Pero sin nosotros seres humanos, el mundo continuaría. ¿De dónde sacamos que somos tan valiosos si lo único que hacemos es destruir? A los animales les cortamos partes de su cuerpo cuando están completamente conscientes; arrancamos sus plumas, los torturamos, los asignamos a verdaderos campos de concentración, a mataderos. Los cortamos en pedazos? Ellos saben lo que pasa, son conscientes; sienten y huelen el miedo, la muerte y la sangre en el ambiente. Todo esto tiene que parar. Y qué hay de la ganadería y sus efectos. ¿Ecología y uso comedido de agua para eso? Si prescindiéramos de alimentos animales estaríamos evitando mucha explotación, un problema ambiental terrible y también una injusticia social porque buena parte de la agricultura se destina a engordar esos animales. Podemos alimentarnos mejor. No se trata de ser carnívoros o no; podemos ser vegetarianos y entre ambos lograr un mejor estilo de vida: mejor para cada uno, pero también para el mundo. Si tienes ganas de intentarlo, busca grupos de vegetarianos en internet. Y principalmente, un nutricionista que te ayude con una dieta vegetariana rica y completa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine