31 de octubre de 2015
31.10.2015
Des dels Alforins

Fontanars y la perdiz

31.10.2015 | 00:36

Hacía mucho tiempo que no veía un bando de perdices en Fontanars. El sábado cuando bajaba con el tractor después de labrar unos barbechos por el camino de Casa El Rull conté 5 ó 6 perdices, que arrancaron en dirección a unos almendros cercanos, antes de que yo llegara. Me cuenta un amigo que el pasado mes de agosto se soltaron algunas parejas, con el fin de repoblar el coto. Fontanars, que el año pasado no abrió la veda para la perdiz, lo hará el domingo 8 de noviembre. El cupo fijado es de 1 perdiz por cazador y día y sólo se podrá cazar los cuatro domingos de noviembre. A partir del 6 de diciembre se cierra para la perdiz, excepto en el monte de la umbría y en el puerto. Me consta que hay socios que están dispuestos a pagar el talón y no cazar. Otros en cambio prefieren acabar con lo poco que hay. Yo me quedaré en casa como llevo haciendo los últimos tres años.

El término que antaño era reclamo para cazadores venidos de poblaciones cercanas y de otras más lejanas, hoy es un auténtico páramo en lo que a la actividad cinegética se refiere. La especie reina por antonomasia de la caza menor: la perdiz ha desaparecido de sus campos. Tampoco se ven liebres. Especie que fue muy abundante tiempo atrás, con perchas de escándalo. El hábitat de las perdices ha cambiado notablemente como consecuencia de la agricultura intensiva. Donde antes había viña en vaso, hoy se levantan campos enteros de emparrados de vid, donde la perdiz no cría, al verse desprotegida. Prefiere hacer el nido en zonas más pobladas de vegetación. El terrible cambio agrícola registrado en el campo español en las últimas décadas ha tenido consecuencias nefastas para la fauna salvaje. No sólo hay que echarle la culpa a los cazadores.

Los dueños de las fincas de caza quieren sacar tajada de la agricultura y de la caza y ambas cosas no son compatibles. Si queremos que haya caza no podemos destruir su hábitat natural. Sólo con retrasar algunas actividades agrícolas sería suficiente. Por ejemplo, retrasando el laboreo. Las perdices crían donde no se las molesta. Los productos fitosanitarios y la abundancia de alimañas, sobre todo zorros, cernícalos y urracas son factores que han coadyuvado para que la perdiz salvaje entre en claro declive hasta el punto de que si no cambian las cosas podría peligrar la especie, como ya ocurre con tórtolas y codornices, cuya población ha menguado considerablemente en los últimos años. En el periodo 1998-2013, según un estudio, un 53% y un 30%, respectivamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine