07 de junio de 2016
07.06.2016
Sanción

Aplican la «ley mordaza» para multar al alcalde de Bèlgida por la marcha contra la planta de la Pobla

Delegación del Gobierno denuncia a Diego Ibáñez por la sentada que cortó el tráfico en la CV-60 pese a que el edil no era el responsable de la protesta

07.06.2016 | 11:06
Aplican la «ley mordaza» para multar al alcalde de Bèlgida por la marcha contra la planta de la Pobla

La Delegación de Gobierno de la C. Valenciana ha notificado al alcalde de Bèlgida una multa de 200 euros por infringir la Ley de Protección Ciudadana, también conocida como ley mordaza. La Guardia Civil de Tráfico denunció a Diego Ibáñez (PSPV) tras la marcha vecinal de protesta contra la planta de residuos animales de la Pobla del Duc que, el pasado 10 de enero, interrumpió los dos sentidos de la circulación en la CV-610 durante varias horas. Ibáñez recurrió la sanción, pero sus alegaciones han sido desestimadas.

Con carácter previo a la manifestación, el 22 de diciembre, el munícipe de Bèlgida presentó un escrito informativo firmado junto a los alcaldes de la Pobla y Otos „ la marcha discurría por los términos de las tres poblaciones„ para comunicar a la Delegación el itinerario previsto por los organizadores, que atravesaba las carreteras CV-616 y CV-667, continuaba por la CV-60 y desembocaba en las vías CV-662 y CV-661. La Delegación respondió a la carta mediante un fax en el que advirtió de una serie de indicaciones: la manifestación debía transcurrir por fuera de la calzada en todo momento, sin invadir los carriles reservados a la circulación de vehículos y sin interferir en su paso. El fax hacía mención expresa a la CV-60, remarcando que se trata de una carretera «con circulación intensa, fundamentalmente los festivos».

La manifestación se celebró un domingo, congregó a 200 personas y transcurrió sin ningún incidente. Sin embargo, según reflejaron los agentes de la Guardia Civil, a la altura del km 11,5 de la CV-60, a las 10.30 horas, los manifestantes «incumplieron las indicaciones» e interrumpieron la circulación en ambos sentidos. Los activistas permanecieron sentados durante 15 minutos y obligaron a la Benemérita a habilitar desvíos alternativos para los coches. Desde este punto «continuaron andando despacio hasta el kilómetro 13,5, interrumpiendo totalmente la circulación y sentándose de nuevo para leer un manifiesto», añaden los informes. A las 12.30, iniciaron el recorrido inverso, cortando de nuevo la circulación.

Ibáñez: «Es surrealista»
La resolución que Diego Ibáñez ha recibido de la Delegación de Gobierno agota la vía administrativa y únicamente deja al alcalde la posibilidad de interponer un recurso de alzada que éste descarta. Ibáñez se muestra «sorprendido» porque en ningún momento se erigió ni en promotor ni en responsable de la marcha y, en cambio, ha sido el único alcalde denunciado de los tres que firmaron el escrito remitido a la Delegación y posteriormente se sumaron al acto reivindicativo. «Es surrealista», añade.

El edil asegura que, cuando pidió explicaciones por este hecho, en el organismo le indicaron que su nombre aparecía el primero en la comunicación remitida. «Era un documento a título informativo para que se tomaran medidas, porque la marcha transcurría por una zona de carretera peligrosa, pero en ningún momento yo me hacía responsable de lo que pasara», matiza el alcalde. «Lo que no puedo hacer es impedir a 200 manifestantes que no corten la carretera», sostiene Ibáñez.

No es la primera vez que la Guardia Civil multa a activistas contra la planta por cortar la CV-60. La Plataforma vecinal que lucha contra las instalaciones ha recaudado fondos para sufragar estas denuncias con anterioridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine