26 de agosto de 2016
26.08.2016

Llutxent recalifica 55.456 m2 de suelo forestal para legalizar dos instalaciones agropecuarias

Medio Ambiente da luz verde a la modificación del PGOU que garantiza la continuidad del sector agropecuario local

26.08.2016 | 10:54

La Conselleria de Medio Ambiente ha dado luz verde a una modificación del Plan General (PGOU) de Llutxent que recalifica 55.456 m2 de suelo no urbanizable de protección forestal a uso agrícola. La resolución, promovida por el ayuntamiento de la localidad, viene motivada por el» interés general» que supone la necesidad de legalizar dos instalaciones agropecuarias implantadas en suelo no urbanizable y edificadas antes de la aprobación del PGOU sin autorización de uso. Eliminada la limitación autonómica que fijaba una distancia mínima de las instalaciones respecto al casco urbano, la medida pretende «beneficiar a un sector económico importante en la economía local», según se desprende del informe ambiental que da base a acuerdo.

La modificación del PGOU corrige el límite que separa la zona de especial protección forestal y la agrícola para dar cabida a las granjas, ubicadas en un entorno ajeno al monte público que fue agrícola en un pasado, pero que no se definió correctamente en el PGOU. Ambas granjas ocupan más de 10.000 m2 cada una y están separadas por una vaguada que cruza la carretera de Pinet CV-608. Hasta ahora se situaban al margen de la normativa, en zona forestal, a pesar de encontrarse a apenas 30 metros del área de uso agrícola delimitada por el planeamiento.

La conselleria considera que el cambio «no genera impactos significativos en el medio ambiente», aunque fija una serie de medidas correctoras para mitigar la afección visual de las instalaciones agropecuarias y facilitar su legalización, condicionada a que ejecuten elementos verdes o un vallado vegetal en sus recintos.

La autorización ambiental de la Generalitat pone fin a un largo proceso de trámites para los propietarios de las granjas. El requisito era indispensable, puesto que la ley establece que en 2018 todas las granjas han de estar legalizada para continuar su actividad, según exponen fuentes municipales.

Por otro lado, los vecinos de Llutxent con terrenos en los cuatro sectores urbanizables de la localidad cuyo desarrollo no se ha materializad han recibido una notificación de Catastro que les indica que pagarán IBI rústico en lugar de urbano. El ayuntamiento calcula que dejará de ingresar alrededor de 30.000 euros en contribución. Hay 115 recibos afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine