01 de septiembre de 2016
01.09.2016

Puig culpa a Rajoy del retraso en la obra de la variante de la Font de la Figuera

Afirma que es «un desastre» que «genera pérdidas de oportunidades y de desarrollo» al pueblo y al país

31.08.2016 | 23:45

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha culpado al Gobierno de Mariano Rajoy de los retrasos en las obras de construcción de la variante de la carretera A-33 a su paso por la Font de la Figuera. Puig manifestó que «lo que está pasando en la variante de la Font es un desastre. Que hayan pasado tantos años y aún estemos así es un desastre», afirmó el máximo representante del Consell durante una visita anteayer a la localidad de la Costera, donde acudió para inaugurar la nueva planta embotelladora de la cooperativa La Viña.

El jefe del Consell, preguntado por los proyectos e infraestructuras reclamados durante años por la Font, manifestó respecto a la inconclusión de la variante, que «es un desastre que genera muchas pérdidas de oportunidades y de desarrollo para el pueblo y para el país, que es fundamental». Atribuyó los retrasos al Gobierno central y afirmó que «por ello necesitamos que haya un gobierno que sea más consciente de la realidad general de este país». El presidente de la Generalitat aludió a la situación actual a nivel estatal, con un gobierno en funciones y con la incapacidad de llegar a acuerdos para la formación de un nuevo gobierno. Puig afirmó que «no estoy feliz con lo que ha pasado este último año, creo que se han perdido muchas oportunidades y que los ciudadanos dijeron en las elecciones de diciembre pasado que querían una situación diferente, gobiernos plurales». «Nosotros aquí [Comunitat Valenciana] lo hemos hecho, está funcionando adecuadamente. Otros no han sido capaces y eso a mí me parece que no es madurez democrática». Y apostilló que «eso que tantas veces se achaca a las autonomías, resulta que las autonomías somos capaces de resolver estos problemas con mayor facilidad».

El máximo representante del Consell aseguró que la falta de un gobierno a nivel estatal está perjudicando a los ciudadanos y a los proyectos pendientes. Lamentó que el gobierno de Rajoy es «un gobierno inactivo, que no está haciendo aquello que le corresponde hacer y eso afecta a las personas y a la calidad de vida, a la economía y al progreso de este país. Y muy especialmente a lo que está pasando en la variante de la Font, que es un desastre», insistió.

Ximo Puig achacó los incumplimientos en materia de infraestructuras al ejecutivo estatal y evidenció que «en los últimos cinco años, el gobierno de Rajoy ha dejado de invertir dos mil millones en infraestructuras en la Comunitat Valenciana». Dinero que «se ha invertido en otros lugares y eso tiene que cambiar a partir de ahora y no es posible que los valencianos continuemos ninguneados como ha pasado en los últimos tiempos, tanto en financiación como en inversiones». Las obras de la variante arrancaron en 2008 con la previsión de que finalizaran en 2012, pero el desdoblamiento de la carretera que enlazará con la A-31 y A-35 sigue inacabado y el gobierno estatal tiene anualidades programadas hasta el año 2020.

El gobierno local de la Font de la Figuera lamentó, durante la visita de Puig, el «abandono» y el «olvido» al que es sometido el pueblo por parte de las administraciones, poniendo en evidencia proyectos como el de la variante de la A-33 —que enlazará con la A-31 y A-35—, así como la línea férrea de cercanías que une Valencia y Xàtiva con Moixent, que reclaman que se alargue hasta la Font de la Figuera. La localidad contaba con estación y con la llegada del tren hasta hace unos años. El alcalde, Vicent Muñoz, puso de manifiesto la «ubicación estratégica» de la localidad, puerta de entrada a la Comunitat Valenciana desde el centro estatal. Pidió mejoras en infraestructuras y conexiones de transporte por autobús y tren.

Puig no aludió a la reivindicación ferroviaria, aunque mostró respaldo al ayuntamiento en las reclamaciones de infraestructuras. «El gobierno de la Font sabe que cuenta con el apoyo de la Generalitat en todo aquello que nosotros podamos respaldar», concluyó el presidente del Consell.

Mejor financiación

Las evidencias de las carencias de infraestructuras en el municipio no fueron solo puestas de manifiesto por el alcalde de la Font, Vicent Muñoz, y el mundo empresarial, en este caso el presidente de la cooperativa La Viña, José Fita, también alzó la voz para señalar que la localidad «alberga muchas obras» —AVE, carreteras, gasoducto—, «pero sin ninguna compensación». Puig reclamó una financiación justa por parte del Estado para atender las demandas de la Font de la Figuera y de otras localidades de la Comunitat Valenciana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine