29 de junio de 2017
29.06.2017

Montesa habilita en un edificio municipal el nuevo Espai Llotja, dedicado al arte contemporáneo

El inmueble hunde sus raíces en el XV aunque prácticamente desapareció en los años 40 del siglo pasado y es un espacio de uso diverso desde 2002

29.06.2017 | 17:02
Edificio municipal de usos diversos de Montesa que este sábado abre sus puertas como espacio expositivo.

Montesa inaugura este sábado a las nueve de la noche el Espai Llotja, una sala dedicada, en particular, a la exposición de arte contemporáneo. Para ello el Ayuntamiento de Montesa se ha puesto en contacto con Francesc Piera, licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y artista plástico, que coordinará los usos de este espacio municipal en colaboración con el cronista de la localidad.

La muestra que inaugurará este nuevo recinto expositivo, habilitado en uno de los edificios municipales, acoge fotografías de Ignacio Ábalos sobre detalles arquitectónicos del Mediterráneo. Nacido en Archidona en 1960, el autor reside desde 1989 en La Línea de la Concepción, donde es profesor numerario de guitarra clásica del conservatorio municipal. Como fotógrafo ha participado en exposiciones en Jaén, Jerez de la Frontera, Irún, Barcelona y Santoña.

La alcaldesa de Montesa, Analía Juan, ha manifestado sentirse muy satisfecha con esta iniciativa, cuya finalidad es dinamizar un espacio infrautilizado situado junto a la Casa de la Vila y que permitirá contar con un recurso más.

Según el historiador Josep Cerdà, el nombre de la sala alude a la lonja o porche que acogía algunos de los puestos del mercado municipal y cuyos orígenes se documentan en 1479. Según Cerdà, «en 1292 Jaime II concedió a la villa de Montesa el privilegio de poder celebrar mercado todos los lunes, tal vez con la finalidad de favorecer y consolidar a lo nuevos colonos del lugar, cuya carta de población se había otorgado tres años antes», explica. Casi dos siglos más tarde, en 1479, hay constancia de la existencia de un porche o lonja «que deberíamos vincular al mercado. No obstante, solo ha llegado hasta nosotros el pórtico de la actual Casa de la Vila, de finales del XVI o principios del XVII que debió continuar en el espacio contiguo y que se destinó a escuelas en 1888», añade.

Durante los años 40 del siglo pasado, aquella construcción fue demolida y vendida a particulares. La recuperó el ayuntamiento a finales de los 90 y diseñó un espacio de planta rectangular, tres plantas y parte inferior porticada, en diálogo con la antigua Casa de la Vila, cuya inauguración data de 2012.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine