09 de mayo de 2018
09.05.2018

El PP y Compromís reclaman la dimisión de Gomar y el PSPV califica su gestión de «impecable»

Los populares y la coalición valencianista censuran que los dirigentes de la Mancomunitat ocultaron a los alcaldes del aviso de suspensión del servicio de abril

09.05.2018 | 09:29

El PP y Compromís de la Vall d'Albaida pidieron ayer la dimisión del presidente de la Mancomunitat, Vicente Gomar (PSPV) tras la suspensión del servicio de recogida de la basura del domingo, una situación calificada por los populares como «un desastre que pudo ocasionar graves problemas higiénico-sanitarios». La formación acusa al dirigente «de ocultar este serio problema» al resto de fuerzas integrantes de la Mancomunitat por «no trasladar el contenido de la carta que hace más de un mes remitió la empresa» para advertir de la suspensión del servicio por los incumplimientos en el pago de la deuda. Un reproche que también se lanzó desde Compromís. «Es muy grave que (Gomar) tire balones fuera, se desentienda del problema que ha causado y que no ha sabido solucionar y acuse a otros», dijo el PP, que apuntó a la «incapacidad a la hora de gestionar un conflicto que le ha estallado en la cara».

Por su parte, Compromís señaló a Gomar y a su vicepresidente Jaime Peris, "como principales responsables de la nefasta gestión de la crisis del estiércol en la Vall d'Albaida, una crisis que los vecinos y vecinas de la comarca que pagan sus impuestos de manera ejemplar no tenían por qué haber sufrido de no ser por la irresponsabilidad de estos dirigentes".

Desde la coalición valencianista echan en falta "lealtad institucional" por parte del PSPV y le afean que no informara de la gravedad de la situación a los ayuntamientos del Valle primeramente, difundiendo un comunicado "en el que pretendían lavarse las manos, acusando el Ayuntamiento de Albaida de haber provocado la situación", cuando son conocedores que está cumpliendo sus compromisos actuales y el plan de pagos acordado por la deuda histórica, y queriendo trasladar la responsabilidad al Secretario Autonómico de Medio ambiente, el ontinyentí Fran Quesada, "sin que este tenga ninguna competencia en cuanto a la recogida de residuos en la Vall d'Albaida, una responsabilidad exclusiva de la Mancomunidad y su empresa concesionaria."

Desde la coalición valencianista también denuncian que "el Presidente y el Vicepresidente de la Mancomunidad expulsaron de la reunión con la empresa Recisa a los representantes de Compromiso y del PP en la Junta de Gobierno de la Mancomunidad, privándolos de conocer el contenido del acuerdo al cual llegaron con ésta, una muestra de la falta de lealtad institucional y respecto a la transparencia de estos dirigentes socialistas". La coalición exige la asunción de responsabilidades políticas por parte de los dos principales responsables de la gestión de esta crisis de la basura en la Mancomunidad, el Presidente y el Vicepresidente, puesto que "a estas alturas, es la segunda vez que priorizan informar a la prensa a través de grandes declaraciones como que han llegado a un acuerdo con la empresa, mientras son incapaces de comunicar al resto de alcaldías de los municipios de la comarca qué es el contenido de este acuerdo al cual han llegado. Una muestra de las malas formas y la deslealtad que han marcado la nefasta gestión de esta crisis".

Por su parte, Gomar defendió ayer su gestión de la crisis y subrayó que la Mancomunitat logró resolverla «en el menor tiempo posible»; concretamente, «en 20 horas». El presidente dijo que la concesionaria Recisa "incumplió" el contrato y manifestó que su actitud "supone una larga grave de las cinco que forzarían el inicio del expediente de rescisión". Aunque en un principio, se barajó la opción de rescatar la concesión y ordenar a otra empresa la retirada de los residuos de los pueblos, los tiempos administrativos y la basura acumulada en la calle abocaron a los alcaldes a plegarse a negociar el acuerdo de pago de la deuda con Recisa, al que, según Gomar, "la propia empresa renunció el pasado miércoles con nuevas exigencias" que precipitaron la ruptura de negociaciones y la posterior suspensión del servicio. El presidente sostiene que el documento final alumbrado "no difiere sustancialmente" del que se había planteado la semana pasada, si bien se incorporó un punto gracias a la mediación del Consorcio de Residuos que permite a Recisa facturar el servicio de transferenecia en Bufali directamente a su concesionaria, Vytrusa, en lugar de a la Mancomunitat.

El secretario comarcal del PSPV, Antonio Esquinas, también salió a la palestra ayer para culpar al PP de generar la deuda que ha provocado la crisis durante sus diez años de "desgobierno" en la Mancomunitat y para calificar de "impecable" la gestión de Gomar por la reducción de la deuda con Recisa desde 2015. Esquinas lanzó el interrogante de porqué la empresa "no ha recurrido antes a medidas de presión tan brutales como la suspenión del servicio".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine