12 de mayo de 2018
12.05.2018

Dos goles a Rodríguez por debajo de las piernas

12.05.2018 | 00:25

La semana no pudo comenzar mejor para el equipo de gobierno municipal de Ontinyent, el que capitanea Jorge Rodríguez, al anunciar la obtención de 2,5 millones de euros en ayudas europeas, EDUSI, para invertir en la ciudad.

Sin embargo, no iba a tener fortuna con sus asistentes que, a la postre, iban a meterlo en un atzucac, ya que su asistente en la Mancomunitat de Municipis de la Vall d'Albaida, Jaime Peris, parece ser que por desidia, o vete tú a saber, no le informó al primer toque de lo que venía cociéndose en la Mancomunitat desde hacía un mes, y en concreto acerca de la suspensión del servicio de recogida de la basura en los 34 municipios de la comarca. Llevándole a Rodríguez a adoptar una decisión que este diario reputaba como: «Ontinyent aplica un '155 municipal' y ordena a Urbaser que retire la basura de sus calles» (dictó un oficio de emergencia a través del cual recuperaba las competencias sobre la recogida y transporte de basura que tenía delegadas en la Mancomunitat). Una medida insolidaria con el resto de municipios de la Vall, proveniente de la ciudad que se supone ejerce o aspira ser la capital comarcal. Era un gol entre piernas que Rodríguez nunca debió permitir que le colasen. Máxime cuando la ex empresa de Florentino Pérez, propiedad actualmente de capital chino, Urbaser, esta es la hora en la que no se sabe cuánto cobrará por el «paripé» (carece de camiones adaptados para realizar el servicio), ni quién pagará el pato (por muchos prontos de los que haga gala pública Rebeca Torró).

El mismo lunes por la tarde, tras la reunión de alcaldes al mediodía, después de una extensa negociación entre representantes de la Mancomunitat y de la empresa concesionaria, Recisa, se llegaba a un «acuerdo que salvaba la recogida de basura en la Vall d'Albaida». Y todo tras acercar posiciones, ambas partes, para desbloquear el conflicto. Lo que suscita no pocas dudas respecto a la eficacia gestora del actual gobierno de la Mancomunitat.

El segundo tanto que le colaban entre las piernas a Jorge Rodríguez era el «sarao» futbolero que le montó un asistente en el Palau de la Vila. Nada menos que para publicitar el partido de fútbol del próximo domingo en el Clariano, entre el Ontinyent CF y el CD Alcoyano. Inaudito y pasmoso. Máxime cuando el alcalde y presidente de la Diputació de València anda con una agenda más que repleta, por lo que no puede permitirse perder un minuto en frivolidades de signo deportivo. A no ser que su asistente piense que ya toca ir preparando la campaña electoral del próximo año. Asimismo, si se trata solo de un derbi, como enfatizaron, cuyo resultado, en el mejor de los casos para el equipo propiedad del millonario australiano Rodney Meaker, necesita de unas carambolas que solo asegurarían la promoción de ascenso a segunda A, no se entiende el afán propagandístico en el «sarao». Lástima que el alcalde de Alcoi, Toni Francés, en su condición de presidente del Consorci de les CCV, no aprovechara la ocasión para hacer saber que el Consorci va, y no está dormido desde su reconstitución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine