18 de mayo de 2018
18.05.2018

El recibo de la basura sube una media de 17 euros en la Costera, la Canal y la Vall

El PP denuncia el «escandaloso aumento» del 33,28 % y recuerda al PSPV su campaña anti-tasa - La falta de plantas y la bajada del padrón, principales causas

18.05.2018 | 21:57
El recibo de la basura sube una media de 17 euros en la Costera, la Canal y la Vall

El Consorcio de Residuos (COR) contempla una subida media del 33,28% en la tasa de tratamiento correspondiente a 2018 que los vecinos de la Costera, la Canal, la Vall d'Albaida, el Valle de Ayora y la Safor comenzarán a pagar a partir de junio. A falta de que la diputación publique los padrones, las estimaciones que maneja el organismo apuntan a que el recibo se disparará en un promedio de 17 euros por hogar y negocio. La cifra, eso sí, fluctúa mucho en función de la localidad: en algunas poblaciones llegará a incrementarse en 25 euros; en otras, la subida no pasará de los 10 euros.

El PP calificó ayer de «escandaloso» el aumento. La diputada autonómica Elisa Díaz y el diputado provincial Evarist Aznar (alcalde de la Llosa de Ranes) echaron mano de la sufrida hemeroteca para recordar cuando, en 2012, el PSPV (que ahora preside el COR por medio de Roger Cerdà) promovía campañas contra la tasa y despotricaba contra los populares por la subida del coste. «¿Montarán ahora una oficina para que la gente no pague?», ironizó Aznar durante la rueda de prensa que ofreció en Ontinyent.

Díaz, portavoz de Medio Ambiente en las Corts, arremetió contra la conselleria porque «no ha invertido ni un euro en infraestructuras de tratamiento de residuos» en los tres años que lleva de legislatura. La ausencia de  instalaciones propias resulta determinante para explicar la volatilidad de la tasa, puesto que el Consorcio se ve obligado «a pasear la basura de un lado a otro de la Comunitat Valenciana», buscando cobijo para sus 132.000 toneladas en las diferentes plantas en funcionamiento a lo largo y ancho de la geografía. La diputada atribuyó esta situación a la «incapacidad» y a la «indefinición» de los responsable de gestionar los residuos, así como a las trifulcas internas en la conselleria. «Lo que había lo desechan y aún no saben lo que van a hacer ni cuándo. Está claro que en esta legislatura no van a solucionar el problema y van a seguir llevando la basura fuera, contaminando más y colapsando otras plantas: precisamente aquello por lo que tanto nos criticaban en la oposición», incidió Díaz.

La subida de la tasa será especialmente acusada en Ontinyent, donde el recibo alcanzará los 72 euros, un 32,15% más que en 2017. En Xàtiva, el ascenso se sitúa en el 28%: cada vecino pagará 79 euros. Por comarcas, la tarifa se incrementará de media un 33,58% en la Vall, un 29,50% en la Canal de Navarrés y un 35,1% en la Costera. Algunas de las subidas más significativas respecto al pasado ejercicio se esperan en Llocnou d'En Fenollet (53,62%), Benissuera (55%), Vallada (46,49%), la Pobla del Duc (41%), Genovés (43,84%), Torrella (44,78%) o Montesa (43%).

La subida prevista para este año deja el recibo de la basura en un precio medio de 68,16 euros en el conjunto de las comarcas del Consorcio. El organismo, aún así, indica que sigue girando «la tasa más barata de la C. Valenciana» y hace hincapié en que las estimaciones todavía pueden variar, entre otras cosas, por los más de 11.500 recibos que tiene previsto bonificar con descuentos de hasta 15 euros por el uso de los ecoparques.


El Emtre dispara el coste

El COR justifica la subida de 2018 por una amalgama de factores. En primer lugar, la ausencia de plantas propias deja a esta entidad a merced de otros consorcios que imponen el precio por tratar la basura en sus instalaciones. Así, el coste de tratamiento se ha disparado de 12,8 a 15 millones de euros, sobre todo por el caro convenio sellado con el Emtre, que ha incrementado el coste del servicio un 20%. El COR sostiene, en su defensa, que la nueva distribución de flujos ha mejorado la eficiencia ambiental y evita que 3.000 toneladas vayan al vertedero, aunque se genera el CO2 correspondiente a 547 viviendas.

Otra razón de que el recibo se dispare es la potente inversión desplegada para poner en marcha la nueva flota de ecoparques móviles y fijos. Por último, este año han desaparecido de golpe 6.545 unidades fiscales tras la depuración de padrones desplegada por la diputación, con lo que hay menos objetos entre los que repartir los costes del servicio. El año pasado afloraron 27.000 unidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine