Elogio de la patata

Luis Muñiz

01.09.2013 | 05:30

No sé con qué recuerdo se habrá ido Seamus Heaney de este mundo, pero espero sinceramente que no haya sido con el de aquel descenso «hacia el ardiente valle de Gijón» que describe en su poema Cantares de Asturias. El poeta irlandés quiso ver en ese descenso „perdido él y su familia, densa la medianoche„ un trasunto del infierno. Todos los grandes poetas tienen en algún momento una visión del infierno; todos, alguna vez, dejan constancia de cómo se lo imaginan. Pero Heaney tuvo la gentileza de insertar su visión en el relato de un sencillo viaje turístico, y de dejárnosla caer con la misma sencillez con que definió casi todas las cosas en su poesía. Y no sólo en su poesía, en sus poemas, sino en todo lo tocante al propio oficio, que concibió como una prospección en la tierra y el recuerdo en la que el poeta no debe elevarse nunca por encima de quienes no lo son.
Quizá sea esa negativa suya a darse aires la que explique que su escritura se dirija más hacia el centro de la tierra que hacia el centro de los cielos. El Nobel de 1995 nunca olvidó la pala que su padre, campesino irlandés, usaba para sacar las patatas de la tierra. Y con la pluma, en vez de con la pala, excavó él en la historia, reciente y pasada, de su país, sin dejar de ser nunca un poeta de raíz lírica. El resultado es la obra del mejor poeta irlandés desde Yeats, pero eso, con ser mucho, no es todo; más justo sería decir que es uno de los grandes de la poesía en lengua inglesa del último medio siglo, incluyendo no ya a los británicos y los irlandeses, sino también a los norteamericanos, los antillanos, los canadienses, los australianos... Y es que pocos, muy pocos, han logrado lo que consiguió el poeta de Derry: partir de lo propio y más táctil para abrazar lo universal e incorpóreo; ser leído por muchos sin ceder a reclamos, y ganarse el respeto del mundo de las letras sin perder, en ningún momento, los modos de una persona alérgica a las capillas literarias.
Heaney nos deja a los 74 años en plena actividad creadora: sus tres últimos libros demuestran que su poesía tenía aún potencia y latencia, y que si bien ya no estaba en condiciones de repetir los hallazgos de Norte o The Haw Lantern, podía seguir escribiendo y publicando sin temor a sobrevivir a base de lisonjas. Una lástima, porque en el mundo que se avecina será preciso contar con hombres y mujeres, poetas o no, que sepan que sacar una patata de la tierra es tan importante como escribir un buen verso. O más. Quién sabe.

Cultura

El ´procés´ copa la víspera de los Premios Planeta

El ´procés´ copa la víspera de los Premios Planeta

José Creuheras asegura que el galardón se volverá a fallar en Barcelona a pesar del traslado de la...

El museo Thyssen sopla viñetas en su 25 cumpleaños

El museo Thyssen sopla viñetas en su 25 cumpleaños

Los personajes de la colección permanente saltan al cómic para celebrar el aniversario

"Ya planeamos el Comic Con de 2019"

"Ya planeamos el Comic Con de 2019"

La directora del salón del cómic que se celebra en Feria València del 23 al 25 de febrero apuesta...

Pitingo cancela su concierto en Barcelona por "las circunstancias en Cataluña"

Pitingo cancela su concierto en Barcelona por "las circunstancias en Cataluña"

El artista flamenco tenía previsto ofrecer este viernes en la ciudad el show 'Soul, bulería y más'

La Ciutat de les Arts volverá a acoger el festival «Love the 90´s» en junio de 2018

El espectáculo reúne hasta a 19 intérpretes de música electrónica, entre los que destaca Corona y...

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine