13 de octubre de 2015
13.10.2015

Valencia levanta el "Cabaret" más luminoso

El clásico vuelve a estrenarse en España con el grueso de los decorados elaborados en los talleres Neo de Massanassa y pintados en Sfumato, en Silla - El alicantino Juanjo Llorens dirige la iluminación de un Kit Kat Klub menos decadente

13.10.2015 | 04:15
Edu Soto y Cristina Castaño en el número «Money».

«No era una decadencia de ratas, sino moral». Esta premisa, esgrimida por uno de los productores ejecutivos, es la que ha guiado al nuevo Cabaret. Lejos, muy lejos, del sórdido Kit Kat Klub en el que titilaba Liza Minnelli y también del último recreado en las tablas por Sam Mendes. Para esta revisión recientemente estrenada en el Rialto de Madrid, el director Jaime Azpilicueta tiró de una imagen reflejada en el espejo en la última secuencia de la película: allí aparece una sociedad alemana de pieles, chaqué y brillantes.

«Aportamos nuestra visión de cómo eran los cabarets de los años veinte, donde habia muchísimo lujo y lo que se ponía encima del escenario era muy atrevido», apunta Marcos Cámara, uno de los productores ejecutivos de la obra. «Lo fácil habría sido hablar con Sam Mendes y traer la producción de Studio 54. Nos la ofrecieron, pero no queríamos repetir lo que ya se ha hecho y no nos parecía una propuesta lo suficientemente lujosa o actual», corrobora su socio en la productora SOM, Juanjo Rivero.

Para ese nuevo montaje en el que los responsables afirman que han rescatado el texto original, la cifra es abrumadora: tres millones de euros invertidos hasta el día del estreno, con una previsión de triplicarse hasta a final de temporada. Y parte de la grandiosidad del nuevo espectáculo tiene sello valenciano. En la iluminación, por ejemplo. «Hemos intentado que el cabaret sea brillante y las otras escenas puramente teatrales, jugar con los dos lenguajes», reflexiona el alicantino Juanjo Llorens, dos premios Max puestos al servicio de la luz de esta superproducción. «No busco referentes, me rijo por emociones, por lo que estoy viendo en el escenario. La luz, más que recrear, es contar. No replico un cabaret de Berlín. Sería muy fácil reproducir una foto pero no jugamos a eso», advierte Llorens, ahondando en las intenciones del reconstruido Cabaret.

En un primer guiño a la obra primitiva que inspiró el musical, I am a camera, Edu Soto se asoma al público desde de lo que parece un gigantesco objetivo. Es el primer fogonazo de la perseguida grandiosidad escenográfica de esta obra, facturada en buena medida en Valencia. Los talleres Neo en Massanassa, antiguamente Odeon, se han encargado de confeccionar gran parte de los diecinueve cuadros de decorado que recrean el paisaje del Berlín de los años veinte. «Pero además, curiosamente, la otra empresa encargada de la escenografía pinta todo en Valencia, en los talleres Sfumato, de Jesús Acevedo. Es el mejor pintor de escenografía casi del mundo, consigue un volumen de la nada», enfatiza Rivero.

Por ese Berlín abocado al nazismo y su burbuja de aire del Kit Kat Klub, desfilan durante más de dos horas Cristina Castaño, una Sally Bowles pelirroja; el novelista interpretado por Dani Muriel o el estrambótico conductor de toda la tragicomedia musicada. El último Cabaret aguantó tres años abierto en Madrid. La nueva versión se programará, al menos, durante toda esta temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine