17 de octubre de 2015
17.10.2015
Entrevista | Alicia Giménez Bartlett

"Pese a las corrupciones, me siento muy bien con la alegría de vivir de Valencia"

La novelista asentada en Vinaròs, de las que pocas que vive de la literatura en España, es «pesimista sobre el futuro de la cultura. Espero que sea porque empiezo a ser un carcamal», afirma la ganadora del Premio Planeta

17.10.2015 | 04:15
"Pese a las corrupciones, me siento muy bien con la alegría de vivir de Valencia"

Ganadora del Premio Planeta 2015. La creadora de la inspectora Petra Delicado abandona en «Hombres desnudos» el género negro por el realismo social „«me pondrán a parir», augura„ para retratar las crisis del siglo XXI.

Tocan las dos de la madrugada, pero Alicia Giménez Bartlett (Almansa, 1951) no da síntomas de cansancio. Los focos del Palau de Congressos de Barcelona se apagan, la música de fondo la ponen los operarios que recogen el montaje de la 64 edición del Premio Planeta. Tiene la estatuilla a su vera, un gin-tonic en la mano y una sonrisa perenne mientras habla de una novela (Hombres desnudos) que aún no es papel, pero ya le ha dado 601.000 euros. «No es un plan de pensiones, pero es una pasta», bromea.

Para empezar: ¿hay algo de Vinaròs y la Comunitat Valenciana en «Hombres desnudos»?

¡Uf! Lo he escrito todo en Vinaròs. Estudié la carrera [Filología Española] en Valencia y, a pesar de todas las corrupciones y horrores, hay una joie de vivre y una luz con las que me siento muy bien.

Como recordó tras recibir el Planeta, Vinaròs es el primer pueblo de la frontera. ¿Tiene miedo al «procés» para la independencia de Cataluña?

Tengo hartazgo, porque me obliga a escoger entre dos cosas que amo. He vivido un montón de años en Barcelona, me he integrado muy bien, es una ciudad civilizada y el sur de Cataluña me encanta. Y, de repente, te dicen: esto o esto. Pues no, no quiero escoger. Esa es la sensación de incomodidad que tengo.

El realismo social parecía rancio y, ¿vuelve a ser necesario ahora?

Todo depende de cómo esté escrito el libro. Si lo pones en plan Radio Albania, no, pero si quieres reflejar la realidad has de contar con ello. Ojalá yo haya acertado.

¿Hay algo de Pijoaparte en los protagonistas masculinos?

Hay un punto de Marsé, sí. Él es mucho más talentoso, es un genio, pero lo he pensado. Lo que pasa es que aquí los personajes superiores son los de abajo. Tienen más fuerza e inteligencia.

¿Pero no habíamos quedado en que las clases sociales habían desaparecido?

¡Ni hablar! Curiosamente se mezclan en aspectos en los que nunca habíamos pensado. La política hace extraños compañeros de cama y la crisis hace extraños compañeros de clases sociales. Siguen existiendo, más que nunca.

¿Se siente hija de Marsé y Martín Gaite en esta novela?

La generación de Martín Gaite tenía un punto de reivindicación de la mujer niña „también pasa en Ana María Matute„ que no me gusta nada. Prefiero la mujer adulta.

La mujer que emula al hombre poderoso y busca sexo pagado. ¿Hablaría de una novela feminista?

No me gusta. Hay seres humanos en toda su dimensión, no sexos. Y la amistad siempre me parece superior en los hombres que en las mujeres. Me fastidia decirlo, pero es así. Las mujeres somos más puñeteras.

Ha dicho en alguna ocasión que trabaja en un oficio que va a desaparecer posiblemente. ¿Es pesimista sobre el futuro?

Un poco sí. Veo a la gente cada vez más adocenada y los jóvenes, cada vez más ligados a lo virtual y más alejados. Quizá empiezo a ser un carcamal. Tengo la confianza de que sea así y mis predicciones no sean ciertas. Probablemente me estoy desplazando hacia un terreno en el que me toca callarme dentro de poco.

¿Entonces el Premio Planeta es su plan de pensiones?

Tengo la suerte de ser de las pocas autoras en España que vive de sus libros, pero es más gracias a otros países que a este.

A Italia sobre todo.

Eso es. Así que no es un plan de pensiones, pero es una pasta, sí.

Y de la guerrillera La Pastora en 2011 a un mundo de «strippers» y «boys». ¡Vaya viaje!

Hay que viajar. Soy cobarde y metódica en mi vida, mis perros salen siempre a la misma hora, y todo eso hay que compensarlo. Si no, una acaba siendo una especie de monja carmelita.

¿La literatura está en paro, como el profesor protagonista de «Hombres desnudos»?

Me temo que sí.

¿Porque no hay voluntad de indagar en territorios extraños?

Puede que sí. O que todos nos adscribimos a la pequeña parcela que nos han otorgado... Ya sé que los críticos me van a poner a parir por escribir algo que no es novela negra, pero este es un oficio de riesgo. El escritor conservador que está en su casa encerrado con su librito o es Pessoa o es que no?

Le dirán también que el premio es un desprestigio...

«¡Te has vendido!», dirán. No me da miedo. Incluso me divierte que la gente no sepa dónde estoy. Quizá cuatro días antes de morirme no sepa de mí ni Dios, pero por ahora me divierto un poco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine