17 de febrero de 2016
17.02.2016
Obras

Los paraísos de Joaquín Michavila

La Nau expone treinta piezas del autor que suponen un homenaje y una retrospectiva completa, con sus dos grandes obsesiones: las formas geométricas y la Albufera Se exhiben obras inéditas de un pintor «que nadó a contracorriente»

17.02.2016 | 04:15
Los paraísos de Joaquín Michavila

Aun con las piernas castigadas por la edad y la polio que padeció en su niñez, Joaquín Michavila, Ximo fuera de actos solemnes, salía no hace tanto a realizar sus rutas de senderismo, en busca del sol que lo convirtió en un artista cálido dentro de un movimiento frío. Así lo recordaba el comisario de la exposición Michavila: geometria i ecologia, que se inauguró ayer en la Sala Martínez Guerricabeitia de La Nau. «Le hubiera encantado verse aquí», contaban los actores de la presentación, desde el hijo del desaparecido mecenas Jesús Martínez Guerricabeitia „amigo personal del artista„, hasta Carmen Michavila, hija de Joaquín (él ya no aparece en público debido a su delicado estado de salud).

Catedrático de dibujo con pasión por la docencia, la universidad fue uno de los paraísos del pintor que pasó de observar la naturaleza en formas geométricas a dejarse llevar a brocha suelta debido al impacto que provocó en sus sentidos la Albufera. Este fue su segundo oasis y lo descubrió ya en la madurez, tras haber cofundado el grupo Parpalló y militar en todos los movimientos artísticos renovadores de mediados del siglo pasado. «Fue uno de los pocos que nadó a contracorriente en un momento en que las vanguardias se asociaban con el bando perdedor de la Guerra Civil; es un pintor fundamental en los cincuenta», contaba Pascual Patuel, estudioso de la obra de Michavila y comisario de una muestra visitable hasta el próximo mes de mayo que reúne 30 piezas entre préstamos de coleccionistas privados y de instituciones públicas. Patuel aseguraba que para la exposición, la cual recoge también bocetos y un vídeo del artista, han buscado por todos los rincones para encontrar piezas que aún no hubieran sido exhibidas, misión compleja dado que «era un artista que lo vendía prácticamente todo».

En el recorrido se observa la transición del pintor, desde las formas geoméricas a la fascinación abstraccionista por ese llac „las últimas obras son de 2006„. «Fue el primero en incorporar la Albufera al arte», recalcaba Patuel, quien lo situaba «borracho de luz» al borde del lago salado, como Sorolla en la Malvarrosa. Solo que la Albufera era otra a finales de los setenta: contaminada y gris, fuente de paludismo; narcotizaba aún así la imaginación del artista. «Con sus pinturas ayudó a despertar conciencias», resaltaba el comisario, dándole a la obra de Michavila un cariz ecologista.

«Sí fue profeta en su tierra», sellaba la hija del pintor sobre un hombre que «prefirió quedarse en su tierra, con los suyos, aunque de haber salido hubiera tenido más reconocimiento». Precisamente el último homenaje le llegará con la Medalla del Círculo de Bellas Artes, gesto anunciado ayer por el vicerrector de Cultura de la UV, Antonio Ariño.

Hay un último guiño a Michavila en la sala: la voz de su esposa Carmen, cantante de coro en su juventud y que pone banda sonora a la muestra. La familia donará una de las piezas, Natura morta al capvespre, a la propia Colección Martínez Guerricabeitia, impulsora de esta muestra y de la que fue miembro el pintor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine