15 de marzo de 2016
15.03.2016
Feria de Fallas

Jóvenes y sobradamente preparados

Lorenzo y el valenciano Climent cortan sendas orejas y Marín pierde el triunfo con los aceros

15.03.2016 | 04:15
Jóvenes y sobradamente preparados

Dos de los novilleros actuantes en el festejo de ayer mostraron su sobrada preparación para afrontar mayores empresas. Y el valenciano Climent pasó con nota la prueba ante los astados de El Parralejo.

El jabonero sucio primero fue un zapato. Precioso de hechuras, noble y con mucha templanza, fue y vino humillando, si bien ayuno de emoción. El terciado segundo se fue con alegría al caballo. Blandeó pero embistió con prontitud, repitiendo las embestidas y metiendo la cara por abajo. Le costó más por el izquierdo, pero en conjunto fue un ejemplar de nota. El tercero, de cara lavada, claudicante y genuflexo, duró un suspiro. Más alto y montado fue el cuarto. Abanto de salida, huyó del caballo despavorido y, muy distraído, fue y vino pero siempre acobardado y buscando las tablas. El castaño lombardo quinto también se salió suelto del caballo. Luego rompió a bueno en la muleta, donde tomó las telas con son y derechura. Y el cuajado sexto se dolió en banderillas y se desplazó con la muleta, aunque se apagó pronto.

Álvaro Lorenzo anduvo con gusto, oficio y puestísimo ante el que abrió plaza, en una labor de torero ya muy hecho. Su trabajo, de buen concepto, no tomó vuelo por la escasa emoción de su antagonista. Mayor fundamento tuvo su faena al cuarto, frente al que se mostró muy sólido y cuajado. En la boca de riego el platillo sujetó al novillo. Sobrado de capacidad y técnica, evidenció un notable nivel y preparación para mayores empresas.

Lo mismo puede decirse de Ginés Marín, quien firmó un ajustadísimo quite por gaoneras a su primero, ante al que protagonizó una torera e imaginativa apertura de faena. Luego su labor, compuesta y sobrada de colocación y oficio, tuvo un enfibrado epílogo. Y se lució por su oficio, compostura y sazón ante el quinto, en un trabajo en el que toreó a placer, con gusto y sobrado de expresión. Su deficiente manejo de las armas torcidas le privó de un bien ganado triunfo.

Sobresaliente en banderillas
Cristian Climent sobresalió al banderillear a los dos de su lote, sobre todo en dos pares al quiebro y al violín. Comenzó su labor al tercero con pases cambiados en el platillo, y trató de dejar siempre la muleta en los hocicos de su oponente, tirando de él con templanza, pero aquello no pudo coger vuelo. Se fue a portagayola a saludar al cierraplaza, al que lanceó con vibración con el capote. Luego volvió a destacar por su toreo al natural, de mano baja y sometimiento. Aunque su oponente fue a menos, acabo por arrancarle una oreja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine