16 de abril de 2016
16.04.2016

Inmortal Nino

16.04.2016 | 04:15

Puede parecer reiterativo que cada 16 de abril se incida sobre el aniversario de la trágica muerte de Nino Bravo en la carretera. Hoy mismo se cumplen ya 43 años de aquel tristísimo suceso. Pero quienes le conocimos personalmente nunca dejaremos de recordar que tal día como hoy de 1973, perdimos no solamente un amigo y una gran persona, sino tal vez el cantante valenciano de mayor entidad y calidad. Su proyección, cortada dramáticamente por su muerte, rebasaba ya nuestras fronteras, y aún ahora sigue presente con su portentosa voz grabada en cientos de emisoras de radio y equipos sonoros domésticos.

El caso de Nino Bravo es ciertamente inusual. Nunca, que se sepa, un cantante español ha seguido vigente tantos años después de haber fallecido. Sus canciones son de dominio popular y hasta las nuevas generaciones se las saben de memoria. Cientos de cantantes noveles se inician entonando sus temas y le salieron gran cantidad de imitadores que nunca lograron llegar a su alto nivel. Creó una escuela y los alumnos que le salieron no pudieron llegar a igualarle.

Mis experiencias personales con Luis Manuel Ferri Llopis, con quien mantuve una gran amistad, son variadas y múltiples. Solo relataré una que, por su carácter premonitorio, resulta ser una lamentable anécdota. Rodábamos en mi automóvil de entonces, un Seat 850 Coupè, por la calle de La Paz, entonces dirección Glorieta y con las vías del tranvía discurriendo por el centro. Había llovido, y mi coche patinó sobre los rieles mojados, oscilando levemente. Nino, a mi lado, me dijo: «Cuidado, Pepe; no quiero morir de accidente». No podíamos ni imaginar lo que, desgraciadamente, iba a ocurrir dos años más tarde.

Fui amigo y testigo de los acontecimientos más resaltados de Nino. Su lanzamiento forjado por el entusiasta Miguel Siurán, su presentación oficial en el teatro Principal; su primer disco con Como todos y Es el viento; la tarde que conoció en la desaparecida discoteca Victor´s a la que más tarde iba a ser su mujer. Su boda con Amparo Martínez en la iglesia castrense de Santo Domingo; el nacimiento y bautizo de su primera hija. Y el estreno en público de su canción Te quiero, te quiero, que se hizo en el teatro del Micalet, en una gala previa de un Festival que se organizó de la Canción Humorística, encuadrado dentro de aquella efímera Olimpiada del Humor fallera. Por cierto; aquel año era Musa del Humor una joven señorita llamada Rita Barberá...
Son 43 años sin Nino Bravo. Y no hace falta incidir en la fecha de su muerte para recordarle, porque para muchos de nosotros, incluso creo que para todos, Nino Bravo es inmortal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine