23 de abril de 2016
23.04.2016

"Cervantes no tiene cara"

Amparo Beguer, técnica de la Biblioteca Nacional encargada de catalogar la iconografía cervantina, defiende que el rostro del escritor sigue siendo un misterio - Una teoría dice que el retrato auténtico es el de Jáuregui, otra se decanta por el de Pacheco

23.04.2016 | 04:15
"Cervantes no tiene cara"

Nadie puede asegurar de qué color eran los ojos de Miguel de Cervantes. Tampoco se podría jurar cómo era su barba o su nariz. El rostro del genio de la literatura aún está por descubrir, aunque paradójicamente existan múltiples caras del mismo, pese a no estar comprobadas. «Cervantes no tiene un verdadero rostro, nadie sabe cómo es su cara», apunta la valenciana Amparo Beguer, técnica del Departamento de Bellas Artes y Cartografía de la Biblioteca Nacional de España y encargada de catalogar iconografía cervantina.

Existen varias teorías. La cara más conocida es la del óleo atriubuido al pintor Juan de Jáuregui colgado en las paredes de la Real Academia de la Lengua. Pero ni los historiadoes del arte ni los cervantistas han verificado que sea el rostro auténtico del autor de El Quijote, incluso algunos dudan de que Jáuregui llegara a existir.

Lo que sí se sabe es que Cervantes dejó escrita una descripción de sí mismo en el prólogo de sus Novelas ejemplares: «Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva [...] es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha». También en esas líneas dice que Juan Jáuregui lo retrató. Sin embargo, nunca llegó a pintarle en vida. Sería tiempo después cuando Jáuregui, basándose en la descripción que Cervantes había dejado, se dispusiera a pintar el famoso cuadro.

Otra teoría apunta a que la cara real de Cervantes es la que se esconde en el cuadro de Francisco Pacheco con nombre San Pedro Nolasco embarcándose para redimir cautivos, que ahora está en el Museo de Sevilla. En esta ocasión, la cara de Cervantes sería la del tipo con sombrero que aparece como barquero en la esquina derecha del cuadro.

«En realidad, da igual que no tenga rostro, es un mito literario que ha superado a la persona. De él nos importa su obra, no su rostro», apunta Beguer, que en los últimos años ha realizado un gran esfuerzo en la Biblioteca Nacional por catalogar y dar a conocer el legado de Cervantes cuando se cumple el cuarto centenario de su muerte.

Pero el escritor aún ha tenido más identidades. Pablo Picasso lo retrató a su manera, igual que Gustave Doré en sus grabados. También hay estatuas con su «cara» como el primer monumento conmemorativo a un civil en España: la escultura de Cervantes (Madrid, 1835), obra de Antonio Solá colocada en la plaza de las Cortes de Madrid, frente al Congreso de los Diputados. Por supuesto, tampoco lleva su rostro. O sí. «En mi opinión, no saber cuál fue su rostro es incluso mejor porque puedes imaginarlo», destaca Beguer.
Su cara, igual que su tumba, seguirán siendo un misterio que lleva 400 años sin ser resuelto.

«Muchos piensan que su rostro es el de ´El Quijote´»
La mayor colección sobre iconografía cervantina se encuentra en la Biblioteca Nacional de España. Allí sus trabajadores se encargan de catalogar manuscritos, fotografías, grabados, dibujos o pinturas sobre el genio de la literatura española. «Hay tantos rostros que mucha gente piensa que la cara de El Quijote es la de Cervantes», apunta Beguer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine