22 de junio de 2016
22.06.2016

Sangre y lágrimas sobre el lienzo

La Nau reúne en una exposición más de cuarenta obras de arte contemporáneo siguiendo las coordenadas del sufrimiento humano - Antonio Saura, Warhol o el Equipo Crónica, entre otros, colocan sus piezas en la sala Martínez Guerricabeitia

22.06.2016 | 04:15
Sangre y lágrimas sobre el lienzo

Las bocas abiertas, dibujando todas unas oes irregulares, marcan el inicio de la exposición. Obras de Antonio Saura o Darío Villalba remiten de alguna manera a la expresión universal del espanto que reflejó Munch. A partir de ahí comienza un relato del horror así en la paz como en la guerra. Ni cautivos ni desarmados es el nombre de la exposición inaugurada ayer en la sala Martínez Guerricabeitia de La Nau y para la cual los fondos de la fundación que lleva el nombre del mecenas han puesto su grano de arena. Esta vez, sin embargo, las piezas del desaparecido coleccionista son la parte de un todo en el que participan otros 14 buscadores de arte, miembros de la Asociación 9915 de coleccionistas privados de arte contemporáneo.

El comisario de la muestra, Alfonso de la Torre, transgredía ayer uno de los discursos asociados a Martínez Guerricabeitia: el de que compraba arte social, comprometido, político; «para buscar el nervio» de un coleccionista que consiguió reunir un buen poliedro sobre el dolor humano, descontextualizando su labor.

No se trata, pese al título de la muestra, de ofrecer un recorrido sobre el arte y la guerra, aunque muchas obras evoquen directamente el conflicto. Las coordenadas son otras: el horror y los cuerpos abatidos. En busca de eso, se han reunido obras de Santiago Ydáñez, Concha Jerez, Fontcuberta, Simeón Ruiz, el Equipo Crónica, Warhol, Eugenio Ampudia... Entre pintura, escultura y vídeo son 44 piezas entre las que no se renuncian a iconos como uno de los originales de la Muerte de un miliciano de Robert Capa.

Hay, por tanto, una intención clara por parte del responsable de la exposición de «despolitizar» el arte exhibido, uniendo el dolor religioso de la crucifixión con las víctimas de un conflicto. Quizás se quiera marcar así la diferencia con las exposiciones que enumeró ayer De la Torre y que abundan en los nexos entre el sufrimiento y el arte: París, Bilbao y Barcelona ya han hurgado en diversas exposiciones en los últimos tiempos en el arte que emana de la guerra. «Será que el arte mira a lo oscuro», reflexionaba el comisario.

No encontrarán una exposición particularmente bélica ni una investigación en un conflicto determinado (está Sarajevo y está Guantánamo) salvo en la frase que encabeza la muestra y en las 28 fotografías que componen una de las secciones a las que se ha puesto el apéndice de Capricho español. Todas ellas forman un mosaico del franquismo que acerca unos milímetros la exposición a una época concreta. El equilibrio entre la marcada ideología de las obras que guardaba Guerricabeitia y «la reflexión sobre el dolor, que siempre ha estado en el arte», marca el carácter del recorrido.

Sirve para algo más que para recrearse en el sufrimiento esta muestra que estará disponible hasta octubre en La Nau: para pisar tierra firme «ante la estulticia de los avances tecnológicos, que hacen que se nos olvide el dolor», explicaba el comisario. La violencia y el sufrimiento, decía el vicerrector de la UV, Antonio Ariño, ha sido filtrada a través de los ojos de un buen grupo de artistas contemporáneos para demostrar que «la realidad es poco líquida, como decían algunos; es extraordinariamente sólida».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine